Amazon Prime Video es una de las plataformas que más creció en estos últimos dos años. Es cierto, en parte fue porque en 2020 tuvo, hasta octubre, parte del catálogo de Disney con películas de Pixar y Marvel (especialmente la última de los Avengers), por un tema de derechos: los estrenos de Disney en plataformas iban, por contrato, a Netflix hasta 2019, pero cuando la firma decidió sacar Disney+ eso cambió: el paliativo para América Latina fue unos meses en Prime). Sin embargo, es una plataforma muy nutrida con muchísimas películas y series. Muchos de sus originales, además, son de muy buena calidad (Mrs. Maisel, The Boys, sin ir más lejos) y, aunque su interfaz no es demasiado amigable, hay muchas sorpresas en el catálogo, que es enorme.

Expiación

Justamente, volviendo sobre el asunto "búsqueda", estuvimos revisando qué hay. Podrían hacerse varias notas con eso, pero por ahora seleccionamos unas diez películas que quizás busque y no sepa que están allí, o que no estaría mal descubrir. Por ejemplo, hay mucho romance, tanto en drama como en comedia. Expiación, de Joe Wright, adaptación de la novela de Ian McEwan con Keira Knightley y James McAvoy, gran versión (les diríamos que mejor que la novela, cosa rara) que incluye una secuencia extraordinaria sobre el episodio de Dunkerque. Pocas películas más románticas. 

Aloha

O, en otro tono, Aloha, de Cameron Crowe, con Bradley Cooper, Rachel MacAdams y Emma Stone, una película destrozada por la crítica sin ninguna razón, comedia romántica sobre lo que se ama y lo que se cree amar ambientada en una base aérea de Hawaii. Se hicieron pocas películas tan queribles (y esta además es casi magistral, sin declamarlo) en los últimos años. 

Abajo el amor

Aunque quizás quiera algo más disparatado. En ese caso, Abajo el amor que, aseguramos, es una obra maestra. La historia de una escritora que, en plenos años sesenta, escribe un libro donde le dice a las mujeres que no necesitan a los hombres, más un periodista y playboy que decide enamorarla para romperle el corazón, es no solo una gran sátira de los filmes de Rock Hudson y Doris Day, sino además una excelente reflexión sobre la guerra de los sexos. La rompen Renée Zellweger y Ewan McGregor bajo la batuta del gran realizador Peyton Reed, el de Ant-Man (que es genial) y Viviendo con mi ex.

El hijo del diablo

Si quiere solo risas, pruebe esta película de Adam Sandler, que es un género en sí mismo. El hijo del diablo, de Steven Brill (uno de sus habituales cómplices) es la historia de un demonio que no quiere serlo, que se enamora en la Tierra y tiene bastantes problemas con su hermano. Cuando le piden hacer maldades, por ejemplo, transforma la Coca Cola en Pepsi. Satán es Harvey Keitel, la película es delirante pero además tiene un corazón de oro. Ah, y por ahí tiene un personaje Tarantino. Pura felicidad entre amigos.

Ni en tus sueños

Y es de amigos Ni en tus sueños, una comedia que no tuvo suerte en los cines. Dirigida por Jonathan Levine es la historia de dos ex compañeros de secundaria que se reencuentran. Uno es periodista; la otra, una importante política a punto de triunfar. Uno es Seth Rogen, la otra -mostrando que es la persona más divertida del mundo- Charlize Theron. Y la comedia (y el romance) surgen con una limpieza que pocos filmes de hoy tienen.

La conspiración

A veces uno busca thrillers, suspenso, emoción. Ahí tienen entonces dos de tono opuesto. Por un lado, La conspiración, de Paul Haggis, donde Tommy Lee Jones es le padre y Charlize Theron la policía -mostrando que es la actriz más comprometida del mundo- que buscan la verdad sobre un soldado regresado de Irak y desaparecido. Hay política, pero contada sin aleccionar, y mucha emoción.

La villana

La otra es La villana, otro filme sin suerte en (nuestras) salas, de Corea del Sur. Jung Byun-Gil narra la compleja vida de una joven entrenada como asesina que debe cumplir ciertas misiones para ganar su libertad. Las secuencias de acción están entre las más complejas y brillantes filmadas en esta década.

Cabin in the Woods

Y ya que estamos, tres de terror. Una genial: Cabin in the Woods, de Drew Goddard, que mezcla todos (literalmente todos) los mitos del terror para narrar una aventura sobre la manipulación y el horror humano, con muchísimo humor y sorpresas constantes. Grandes trabajos (antinómicos) de Chris Hemsworth y Richard Jenkins. Sorpresa al final.

La zona muerta

Otra, clásica, La zona muerta, de David Cronenberg, sobre un hombre que gana un poder telepático que le permite ver que cierto político llevará al planeta a la destrucción nuclear. Gran -de las mejores- adaptación de Stephen King, con un brillante Christopher Walken.

Psychomania

Y una rara: Psychomania, de Don Sharp. Filme británico de fines de los sesenta donde una banda de motoqueros descubre un hechizo que les permite vivir eternamente tras suicidarse. Es terror, pero también un retrato pre-punk de la Inglaterra que salía de los Swinging Sixties en plena angustia. Hay más, ya contaremos.

Más notas de

Leonardo Desposito

Épica en Netflix para subirle la temperatura al invierno

Princesa Mononoke, épica animada según Miyazaki

Netflix y Steven Spielberg se asocian para producir contenidos

Steven Spielberg, nuevo socio de Netflix

Cine ruso, teatro on line y pop para pelearle al frío desde casa

Juanes muestra sus Orígenes

Erotismo soft español entre los setenta y los ochenta

Las alumnas de Madame Olga: sexo y poder en los años setenta

Netflix lanza su propia tienda on line de merchandising

La tienda de Netflix, una estrategia de fidelización

Musical clásico en Qubit.TV: el cine de la felicidad completa

Cyd Charisse y Fred Astaire en Brindis al amor

Rápidos y Furiosos recupera la taquilla internacional

Rápidos y Furiosos 9, éxito global post pandemia

Amazon Prime: 4 películas que merecen mejor suerte

Donnie Darko, genialidad nunca estrenada en la Argentina

Una película logra 100 millones de dólares en escenario post pandemia

Un lugar en silencio II, primer gran éxito post pandemia

Videojuegos XXX en los albores de la era digital

Sex Olympics: aquellos juegos eróticos de los 80