El filme "Dolor y gloria", de Pedro Almodóvar, que se llevó premios en el último Festival de Cannes -entre ellos para su protagonista Antonio Banderas, en la historia algo así como el alter ego ficcional del propio realizdor- fue elegida como la mejor película de 2019, según un ranking elaborado por la prestigiosa revista estadounidense Time, que ubicó a "Había una vez en Hollywood", de Quentin Tarantino, en el segundo lugar y a "El irlandés", de Martin Scorsese, en el tercero. Las tres películas suenan como potenciales candidatas en el reducido pelotón de producciones anuales que pueden optar por los premios Oscar. Almodóvar, de hecho, obtuvo el suyo por Todo sobre mi madre y por el guión de Hable con ella, y ha sido frecuentemente nominado en las últimas dos décadas, así como "candidato eterno" a la Palma de Oro de Cannes, que todavía no consiguió.

La publicación definió a la cinta del director español como su obra "más resplandeciente y conmovedora" y calificó al trabajo de su actor protagónico Antonio Banderas como "la interpretación de su vida", según consigna la agencia EFE. Los elogios también se extendieron hacia la actriz Penélope Cruz, quien encarna a la madre del personaje central, de quien dice que está "radiante" en su papel. El filme tuvo su estreno comercial en la Argentina poco después de su debut en Cannes. A pesar de tener excelentes críticas, resultó de convocatoria muy moderada, apenas alrededor de las 100.000 entradas vendidas durante su carrera en salas.

El cuarto puesto quedó para "Marriage story, de Noah Baumbach, protagonizada por Scarlett Johansson y Adam Driver; seguida por "Mujercitas", la adaptación de la famosa novela a cargo de Greta Gerwig. Lo curioso de la lista es que por lo menos dos de esos títulos fueron producidos por Netflix y tendrán mucha mayor difusión en plataformas que en salas (El irlandés y Marriage Story, precisamente), lo que muestra el peso que tiene el cambio de hábitos de consumo audiovisual no solo en la industria del cine, sino también respecto de la crítica. Es probable que todos los directores involucrados en estas producciones sean, finalmente, los que compitan por los premios de la Academia de Hollywood.