Castings, representantes aprovechadores, fiestas desenfrenadas, autos descapotables, vestidos despampanantes, crisis de nervios, megaproducciones y brillo: todo es parecido a lo que nos contaron pero sustancialmente diferente.  

Con su acidez habitual y una aguda mirada contemporánea, Ryan Murphy, creador de Glee, American Horror Story, Feud (centrada en la rivalidad entre Bette Davis y Joan Crawford) y las más recientes Pose y The Politician, sale a cuestionar los mecanismos más perversos de prejuicios, racismo y homofobia que operaron en los cimientos de la meca del cine. Lo hace imaginando una historia en el corazón de la Edad Dorada de Hollywood, en la que los personajes habitualmente excluidos son los protagonistas.

" Hollywood", la nueva miniserie que Murphy lleva adelante junto con Ian Brennan, y podrá verse en Netflix desde este viernes primero de mayo (a las 4 AM), narra las peripecias de un grupo de actores y cineastas dispuestos a todo con tal de escalar hasta la cima de la industria. Es el efervescente Hollywood de la posguerra. Sueñan con convertirse en estrellas pero se enfrentan con las limitaciones de una sociedad que los margina por su color de piel, su género u orientación sexual.

Los personajes confluyen en la producción de una película sobre el triste destino de Peg Entwistle, la actriz británica que en el año 1932 se suicidó lanzándose al vacío desde la letra H del famoso cartel que en ese entonces era más largo: Hollywoodland. Todo un elemento simbólico.  Es que la tira, se atreve a jugar con celebridades reales como Vivien Leigh, Hattie McDaniel, Rock Hudson o Cole Porter, pero con situaciones imaginadas.

Un elenco sobresaliente es uno de los puntos fuertes de la propuesta. Se verán caras conocidas de otras producciones de Murphy, como David Corenswet, que tiene el rol protagónico de Jack y participó en The Politician o Darren Criss (que deslumbró en American Horror Story como el asesino de Versace). Los millones de fans de The Big Bang Theory podrán ver acá a Jim Parsons en un papel despiadado como representante de actores. Además de la participación de la talentosa Mira Sorvino, entre muchos otros.

Murphy logra un relato dinámico, vibrante, entretenido, con algo de la ingenuidad latente de las películas de la época y el swing de las comedias musicales. De a ratos puede ponerse algo meloso. Pero dosifica la frivolidad justa para no perder nunca el espíritu crítico.

Entrega una nueva visión sobre esta fábrica de sueños en celuloide, tantas veces cuestionada, especialmente en la historia reciente. Ese Hollywood sobre el que alguna vez opinó Marilyn Monroe, “te pagan mil dólares por un beso y cincuenta centavos por tu alma”.

Más notas de

Paula Boente

Burnout de cuarentena: cómo evitar el síndrome del trabajador quemado

Burnout de cuarentena: cómo evitar el síndrome del trabajador quemado

Distancia social y tecnología: las claves de los museos europeos para reabrir sus puertas

El Louvre, el más visitado online, reabre el 6 de julio

Tres preguntas a un especialista sobre el lanzamiento de la Crew Dragon

Tres preguntas a un especialista sobre el lanzamiento de la Crew Dragon

Vacaciones post pandemia: soñar con volver a viajar

Vacaciones post pandemia: soñar con volver a viajar

Volvió Homecoming, sin Julia Roberts pero con el mismo estilo de thriller conspiranoico

Volvió Homecoming, sin Julia Roberts pero con el mismo estilo de thriller conspiranoico

Little Fires Everywhere: madres, hijos y todo ese fuego interior

Little Fires Everywhere: madres, hijos y todo ese fuego interior

El gran salto: el comercio electrónico acelera su avance por la pandemia

El gran salto: el comercio electrónico acelera su avance por la pandemia

Montaña rusa emocional: consumidores en pandemia

Corona virus panic buying, vector flat illustration

Gastronomía colonial para celebrar el 25 de mayo

Gastronomía colonial para celebrar el 25 de mayo

Qué es la tubaína, la bebida con la que Bolsonaro se burla del coronavirus

Tubaina no saquinho, una de las alternativas para beber la gaseosa que, según Bolsonaro, toma el que es de izquierda para combatir el coronavirus