Una cartera de inversión bien diversificada debe tener inmuebles en ella, sin embargo, esto puede presentar un problema para la mayoría de los ahorristas, ya que el valor del metro cuadrado es muy alto.

 

Una de las mejores opciones para invertir en inmuebles es por medio de los mercados financieros, esto puede lograrse por medio de Reits o fideicomiso de inversión en bienes raíces.

 

Los Reits son empresas que poseen, operan o financian bienes inmuebles que generan ingresos.

 

 

Estas empresas agrupan el capital de numerosos inversores, esto hace posible que los ahorristas e inversionistas obtengan dividendos de los distintos proyectos inmobiliarios, sin tener que comprar, administrar o financiar ninguna propiedad por sí mismos.  

 

Los Reits proporcionan una mayor diversificación, incluso a nivel mundial, ya que podemos invertir en desarrollos inmobiliarios en Estados Unidos, China o Inglaterra, obteniendo retornos potencialmente más altos y un riesgo general más bajo. 

 

En resumen, los fideicomisos sobre inmuebles tienen una gran capacidad para generar ingresos por dividendos junto con la apreciación del capital, por ello son una excelente opción para combinar con acciones y bonos.  

 

Las propiedades de un REIT pueden incluir complejos de departamentos, centros de datos, instalaciones de atención médica, hoteles, infraestructura, edificios de oficinas, centros comerciales o almacenes, entre otras actividades.  

 

Invertir en estas empresas es relativamente sencillo, se pueden comprar las acciones de las compañías en forma individual o se pueden comprar fondos cotizados que inviertan en estas empresas, lo que mejora considerablemente la diversificación.

 

A continuación te dejamos un video explicativo para que entiendas mucho mejor como funcionan.