El presidente Alberto Fernández fue el primero en argumentar en contra de sus decisiones en el mensaje a través del que anunció la suspensión de las clases presenciales en el Área Metropolitana (AMBA), que desató el conflicto jurídico que ayer definió la Corte Suprema de Justicia. 

Tras anunciar su decisión, el jefe de Estado invitó al resto de las jurisdicciones a adherir, pero valoró la "responsabilidad de cada gobernador y de cada intendente de hacerlo". Como sentencia jurídica, agregó: "Vivimos en un país federal, y así lo exige el sistema federal". Los jueces de la Corte podrían haber citado sus palabras en el fallo.

Aquella noche del 14 de abril, Fernández habló desde Olivos, apenas horas después de recibir el alta tras el aislamiento al que se sometió al contagiarse de Covid-19. No dejó dudas sobre el estatus de la Ciudad, distrito que ubicó por debajo aun de una intendencia, al señalar que "en especial me ocuparé de la Capital Federal". 

Esa misma jornada, el ministro de Educación y la ministra de Salud nacionales habían manifestado que no consideraban necesario interrumpir las clases presenciales en el ámbito del AMBA.

Un día después, el Presidente sostuvo que no había consultado su decisión con la Ciudad, desilusionado ante las críticas recibidas una semana antes por las restricciones a la actividad nocturna, que había anunciado junto a Axel Kicillof y a Horacio Rodríguez Larreta.

Así como jurídicamente argumentó en su propia contra, políticamente, se esforzó por asegurarse que el conflicto tuviera la magnitud que adquirió. Cuesta imaginar que se haya tratado de una secuencia no prevista.

Hace unos días, el Gobierno prorrogó por tres semanas las medidas ante la crítica situación sanitaria. Además del AMBA, las extendió a varios distritos de Mendoza y Santa Fe, también en "alerta epidemiológica". La provincia cuyana desoyó el DNU en lo referido a la presencialidad escolar. Omar Perotti, casi como un gesto, lo acató "por una semana", tras la cual lo chicos volverán a las aulas. En ambos casos, se manifestaron con anterioridad al fallo de la Corte. Y apenas levantaron polvareda.

Más notas de

Gabriel Buttazzoni

Santiago Cafiero, único objetivo formal de la movida kirchnerista para oxigenar el Gabinete

La carta de Cristina apuntó directamente contra el Jefe de Gabinete

El Gobierno sufrió una dura derrota y Larreta se consolida como el jefe de la oposición

El Gobierno sufrió una dura derrota y Larreta se consolida como el jefe de la oposición

Súarez, Perotti y Manzur, tres mandatarios previsores

Cornejo y Suárez compartirán la lista de senadores de JxC

Alberto nutrió de argumentos el fallo del máximo tribunal

"Vivimos en un país federal, y así lo exige el sistema federal"

Menem, el arte de improvisar

Menem, el arte de improvisar

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

Comenzó el operativo Lammens diputado en la Ciudad

El poder de la lapicera y la suspensión de las primarias

Alberto mandó a los gobernadores a armar consenso para la suspensión

Cómo fue la relación de los presidentes de Argentina y de EE.UU

Carlos Menem llevó a Bill Clinton a jugar al golf

Las primarias, más que un aperitivo del año electoral

Con amenazas distintas, Cristina y Macri mantienen los liderazgos

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina

Alberto toma nota de las deserciones que sumará si abraza las banderas de Cristina