Muchas veces nos hemos indignado porque los productos tecnológicos y la ropa son más baratos en el mundo respecto de la Argentina. Los comentarios de las personas que viajaban mencionando el precio de un jean o un celular de última generación en Europa o en Estados Unidos nos han generado impotencia en cientos de oportunidades.

 

Pero en épocas de cuarentena mundial esos productos han dejado de preocuparnos y nuestra mirada se centra en los básicos que nos permiten pasar el encierro. Recurriendo al mismo cuestionamiento sobre en qué país es más barato realizar una compra para poder pasar la cuarentena es que venimos relavando desde fines de febrero con el objeto de comparar precios promedio en distintas cadenas de supermercados internacionales con presencia en Argentina y en el mundo.

 

El objeto hasta ese momento era comparar ticket promedio para un argentino en distintas partes del mundo realizando compras con tarjeta de crédito. Pero el escenario en el planeta cambió y en un mes, este estudio relevando los mismos ítems nos permite extraer además conclusiones adicionales. Por ejemplo, qué pasa con los precios en un escenario de pandemia mundial.

 

La investigación desde el inicio se centró en productos comparables representativos de una compra clásica tanto en épocas normales como en momento de COVID 19. Para ello se consideraron ítems como café, hamburguesas, leche, pan, verduras, gaseosa, productos de tocador y productos de limpieza hogareña. Se tomaron cadenas de supermercados internacionales con presencia en Argentina y se relevaron los mismos items en Estados Unidos, España, Chile y Francia.

 

El análisis se hizo con un corte simultáneo a fin de febrero y otro corte simultáneo a fin de marzo. En todos los casos y debido a las restricciones que en esos países existen se utilizaron siempre compras online. El tipo de cambio utilizado en el estudio equivale al monto en pesos que debería pagar un argentino realizando la compra con tarjeta de crédito en el exterior.

 

 

 

 

La primera conclusión es que tanto en febrero como en marzo existe una gran dispersión entre las cadenas internacionales en Argentina. Es decir que hay diferencias de precio entre las cadenas dentro de la República Argentina. La segunda conclusión es que Estados Unidos resultó ser el país más caro para comprar mismos productos, seguido de Chile y luego Europa. En ambos meses Argentina sigue siendo más barata.

 

La tercera conclusión es que entre febrero y marzo las grandes cadenas de supermercados no han incrementado el valor de los precios de los productos seleccionados para el estudio en Argentina.

No se tomaron en consideración para él estudio productos que estuvieran sujetos a promociones ni a legislaciones como en Argentina la regulación de precios cuidados.

 

En un momento donde en nuestro país se habla en redes sociales, memes y comunicaciones digitales sobre el incremento desorbitado de precios en los alimentos y, en paralelo donde el Presidente plantea la necesidad de firmar un decreto que permita descentralizar el control de precios por municipios en comercios de cercanía, vale ahora el planteo de varios interrogantes.

 

¿Por qué en los negocios pequeños hay incrementos de precios? ¿Son reales o estamos todos ya sugestionados con el tema de la inflación? En el peor de los casos considerando que es real ¿a qué se debe? ¿Al habitual aprovechamiento de la necesidad ajena puesto de manifiesto en muchas oportunidades o al traslado de costos fijos que ese pequeño comerciante tiene? ¿A la poca capacidad de negociación que tiene con las grandes marcas vs las que tiene un gran retail en función del volumen de compra? ¿O simplemente a su poca capacidad en cuanto a plazos de pago?

 

Muchas preguntas,es cierto .Ser o no ser, pero el estudio nos permite concluir datos concretos que la Argentina no es en consumo masivo un país mas caro que algún otro de Europa, Chile o Estados Unidos. Para poder entender este entramado y dar respuesta que nos permita a los argentinos volver a organizarnos desde la economía es necesario considerar todas las aristas.

 

 

* Socia IM Consumers Intelligence