Alberto Fernández lo llama plan de salida. El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, lo menciona como plan de recuperación. En el Gabinete, muchos los conocen como "el mini Marshall". Con cualquiera de las denominaciones, el programa post pandemia está terminando de tomar forma con la apuesta a que los efectos se noten antes de fin de año, cuando el oficialismo apunta a que esté remontando el consumo interno.

Algunos de los planes ya fueron presentados en forma suelta. La extensión del Programa de Asistencia a la Producción ( ATP) hasta diciembre, el reimpulso al Procrear para la construcción de viviendas, la continuidad de la asistencia social y los esquemas de crédito a tasa cero. "La idea era presentar todo el paquete cerrado junto. Pero Alberto insistió en que había que adelantar el anuncio de Procrear", señalan fuentes gubernamentales.

"La construcción siempre es un buen esquema para el crecimiento. El Procrear es un programa muy organizador porque te da un horizonte de cuánto pagás y en qué plazos, a diferencia de los planes de hipotecas UVA que se van a ir diluyendo de a poco", señalan. La referencia, claro, es un contrapunto con uno de los programas estrella del Gobierno de Mauricio Macri que terminó siendo fuente de demandas por el encarecimiento de los costos y extensión de cuotas y que alumbró el movimiento #HipotecadosUVA.

Hay dos pilares centrales par apoyar el plan y que impliquen tranquilizar frentes externos e internos: el acuerdo con los bonistas para la reestructuración de la deuda externa por unos USD66.000 millones y la mega moratoria que, si el Congreso la sanciona a tiempo, incluirá todas las deudas de la cuarentena dura.  Con ese frente despejado, el ministerio de Economía va a terminar de cerrar la planificación presupuestaria. El Gobierno acaba de darle la última vuelta de tuerca con la confirmación de que admite ajustes en el marco legal.
 

IFE, ATP, créditos, y Ahora 18

"Pueden criticarnos la comunicación. Puede ser que el tiempo del relato no vaya en sintonía con la historia de lo que estamos haciendo. Pero con las políticas logramos contener a los sectores más vulnerables y minimizar el conflicto", señalan.

El gobierno está invirtiendo 90.000 millones de pesos por mes en el Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE)  y otros 30.000 millones de pesos en las políticas de crédito a tasa cero. Y los ATP que iban a reconvertise en créditos y no en subsidios, todavía deberán vivir bajo el mismo esquema ante el retraso en que se enciendan las máquinas.

Se está trabajando en un plan para lanzar un plan de compra Ahora 18 pero con tres meses de gracia para comenzar a pagar. Y el Congreso también está activando iniciativas. Para el sector turístico hay un proyecto que se discutió la semana pasada para otorgar una especie de "cheque" por un monto igual al gasto en pasajes para utilizar en servicios de  gastronomía. Todavía falta para los ajustes y más aún con el cierre de muchas de las ciudades turísticas que habían flexibilizado el turismo interno pero que tuvieron que volver a poner candado por la aparición de más casos de coronavirus.


 

Moratoria

En el Gabinete económico aseguran que "la moratoria es el preámbulo para todo el plan económico que viene". Por ahora, viene demorada. A pesar de que el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, aspiraba a darle sanción en el recinto el jueves 23 de julio, aún no tiene ni siquiera dictamen.

Ese plan es imprescindible pero no urgente. Imprescindible porque la deuda exigible de la Afip pasó de 148.000 millones de pesos a 282.000 millones de pesos al 30 de junio, efecto directo de la cuarentena por la pandemia. El incremento no se debe solamente a quienes dejaron de pagar. También se sumó la caída de planes de pago que ya estaban consolidados y en marcha y que volvieron para atrás por los atrasos.

Las grandes empresas tenian una deuda de 39.000 millones y ahora pasaron a 106.000 millones entre la deuda nueva y la de los planes de facilidades de pago que se cayeron y pasaron a ser deuda exigible, señalan voceros de la Afip.

Aunque reconocen que el paso "del ASPO al DISPO" (del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio al Distanciamiento) en gran parte del país permitió que la caída de recaudación se desacelere, la recuperación será compleja. Y ejemplifican. "En Tucumán volvieron a fabricar zapatos, pero no está el mercado al que le vendía antes y no está claro cuando volverá".

Más notas de

Gabriela Granata

El "mini Marshall" de Alberto Fernández, después de la moratoria y del acuerdo por la deuda externa

El jefe de Gabinete y el ministro Guzmán en una fábrica artesanal de zapatos

Alberto flexibiliza la "cuarentena de comunicación" de los ministros de su Gabinete

Alberto flexibiliza la "cuarentena" de su Gabinete

El discurso del Presidente, con guiños hacia la interna y la oposición, luego de la reaparición de Macri

El Presidente, con mensajes al Gabinete, a la oposición y a Macri

Distanciamiento social y el "efecto Lizy"

Alberto Fernández con Leandro Santoro en la residencia de Olivos

Vicentin marca el fin de la cuarentena política y reaparecen Macri y Carrió

Macri, Vicentin y el fin de la cuarentena política

Cafiero prepara la agenda política post pandemia

Cafiero prepara la agenda política post pandemia

Alberto Fernández ataja los cascotazos y manda a sus ministros a caminar el territorio

Alberto ataja los cascotazos y manda a sus ministros a caminar el territorio

Larreta se desmarca con elegancia de la sintonía fina con Alberto

Larreta se desmarca con elegancia de la sintonía fina con Alberto

"La salida industrial a la crisis debe ser con un desarrollo económico sostenible"

"La salida industrial a la crisis debe ser con un desarrollo económico sostenible"

Política y deuda: el Día de la Escarapela

Política y deuda: el Día de la Escarapela