Oportunamente, en “Consolidación del Nuevo Orden Internacional” Parte I (BAE Negocios, 18/04/2022) y Parte II (BAE Negocios, 25/04/2022), se definieron, como sus hechos constitutivos a:

  • la Revolución Energética Norteamericana (1)
  • la irrupción de la Administración Trump, con sus realidades conducentes (2), y
  • la construcción de una Alianza de Orden Uno entre los Estados Unidos (EEUU) y la Federación Rusa (FR), en torno al “vector energético”.

Sin embargo, la “velocidad de avance y de consolidación” de lo naciente sobre lo perimido (que estaba condicionada por el tiempo de reemplazo de las cadenas de suministros imperantes en la globalización), no era la adecuada para algunos sectores de la dirigencia de los EEUU.  Consideraron entonces, una “alternativa más rápida y eficaz”: el uso del “musculo militar”.

Así, con la “Administración Biden” (no es que vuelve lo “viejo”, toma impulso lo “nuevo”) irrumpe “lo bélico”, con trágicas consecuencias para aquellos territorios que son epicentro de su entrada en operaciones.

En esta línea, se consideró que los “ganadores”: EEUU y la FR; y los “perdedores”: la Unión Europea (UE) y la República Popular China (RPC); eran cada vez más nítidamente visibles.

Restando solo definir “las acciones” que determinarán, a la vieja usanza, las zonas de influencia, en el viejo continente, de cada uno de los dos países que hegemonizarán el NOI.

En este marco, la decisión tomada por los norteamericanos (una vez garantizada la seguridad) de reabrir su embajada en Kiev, más el cúmulo de asistencia militar, les asegura una influencia “inédita”, en las últimas décadas, en una “fracción” de un país de la envergadura de Ucrania.

Va de suyo que la FR -con la otra “fracción” del país- consolida su posición sobre algunas de las instalaciones de la antigua metal-mecánica pesada de la URSS, pero, sobre todo, recupera una supremacía indiscutida sobre el Mar Negro.

En esta misma dirección, en el Lejano Oriente y sus mares circundantes, es dable reflexionar...

Sobre: “la segunda medianera”

En “Bases para un Plan Económico Nacional”, Parte I (BAE Negocios, 01/05/2022), se argumentó que retrotraer a las empresas chinas fuera de la “zona de confort” de los Estados Unidos implicaba, a diferencia de lo acontecido en el este europeo, una confrontación basada en: “el vector energético y el vector alimenticio”.

Acompañado, todo ello, por el retumbar de los “tambores de guerra”, con “intensos sonidos” que se destacan:

  • la RPC, clasificó a Taiwán como una provincia separatista,
  • las empresas que comercializan productos manufacturados en “esa isla”, dentro del mercado de la RPC, fueron obligadas a modificar la “mención de origen” por el “made in China”,  
  • la irrupción de aviones de guerra chinos en la zona de defensa aérea de Taipéi, repitiendo el modus operandi de acciones previas similares,
  • la firma de un tratado de asistencia en materia de seguridad entre Beijing y el gobierno de las Islas Salomón,
  • la advertencia, por parte de Estados Unidos, sosteniendo que “respondería en consecuencia” si se establecía presencia permanente (policial o militar) china en las Islas Salomón,
  • la declaración de la Casa Blanca expresando su completo apoyo a Taiwán, prometiendo proveer apoyo logístico, suministro o armamentos para enfrentar la amenaza de la RPC, sumado a sanciones económicas y restricciones comerciales,
  • la intensificación del Diálogo de Seguridad Cuadrilateral (Quad), un acuerdo de cooperación militar y ejercicios de defensa entre Estados Unidos, Australia, Japón e India,
  • la firma del tratado de defensa AUKUS, por parte de Australia -A-, Reino Unido -UK- y Estados Unidos -US-, cuya primera acción fue la adquisición, por parte del país oceánico, de sumergibles de propulsión nuclear, provistos por sus nuevos socios,
  • el inicio, desde Canberra, de un plan misilístico, con una asignación presupuestaria del orden de los U$S 2,6mM,
  • el coincidir, por parte de Australia, con la traza de la “línea roja” definida por los norteamericanos en la región en cuestión,
  • el acuerdo de Defensa mutua entre el Reino Unido y Japón.

Mientras tanto, los estrictos cierres de puertos en la RPC (que paralizan parte del comercio mundial a raíz de un “sospechoso” rebrote de COVID-19), sumado a la instrucción del gobierno, a organismos estatales y empresas privadas, para que, en el plazo máximo de dos años, sustituyan los hardware  y/o software de origen extranjeros por opciones nacionales, conducen al interrogante (adelantándose a los acontecimientos ut supra señalados): ¿no será el inicio de un proceso de aislamiento chino del resto del mundo?

Ante esta hipótesis, y las consecuentes repercusiones sobre estos lares, es que hay que procurar...

Una Inserción Internacional Inteligente (3I)

Un quantum relevante de las exportaciones argentinas está basado en el “Complejo Cerealero-Oleaginoso”.

Los actuales precios de referencia, están influenciados por la disminución de la oferta (generada en el conflicto ruso-ucraniano), y una sostenida demanda de la RPC.

Ahora bien, si esta última se retrae, las consecuencias por la sobreoferta en el precio de las oleaginosas (especialmente maíz y soja), serían dramáticas (y hay que impedir que sean trágicas) para los productores agropecuarios argentinos.

Así, en el artículo inicialmente citado, se señaló, en una clara alusión a los Terratenientes de la Zona Núcleo de la Pampa Húmeda, la posibilidad de que: “el conjunto de la comunidad deba asistirlos, en mancomunión con los productores, contratistas y trabajadores rurales, cuando sufran los perjuicios del contexto internacional”.

 Para ello, se deberían destinar recursos presupuestarios y del mercado, que faciliten:

  • fomentar la exportación de producciones que Argentina desplazó, dando mayor impulso al doble cultivo (sistema “trigo-maíz-soja”), haciéndolo funcional con la mayor “aparente” rentabilidad del barbecho químico,
  • innovar en la fabricación nacional de productos manufacturados derivados de dichos cultivos,
  • recuperar parte de la actividad ganadera a campo abierto (incluida, en áreas específicas, la silvopastoril), atendiendo a la virtuosa rotación que debe realizarse sobre una misma parcela, a partir de una previa declaración de la ganadería bovina como "sector prioritario de la economía argentina”,
  • potenciar las actividades vinculadas a “lo rural” (las agropecuarias intensivas, entre otras), compartiendo las especificidades que brindan los puertos, las industrias y los comercios a la región (3), y
  • desde “lo urbano”, consolidar la compleja red de actividades manufactureras, de servicios, construcción y logística.

       Sin embargo, este “blindaje” a los futuros avatares globales, debe ser precedido, en el “hoy”, por la sanción de una “Ley de Arrendamientos Rurales Compensada” (4)(5) , que disminuya ostensiblemente el costo de los alquileres, de manera tal que:

  • permita la recaudación de los Derechos de Exportación, facilitando (incluyendo el pago de los compromisos devengados de la deuda del Tesoro Nacional) el equilibrio fiscal y, al disminuir complementariamente el costo de los alimentos básicos, aumentará el poder adquisitivo de los ingresos populares, dinamizando, a su vez, el mercado interno.

 

     De esta manera, la Zona Núcleo de la Pampa Húmeda, continuará siendo una de las “regiones claves” para brindar sustento a la construcción de un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS), con orientación a la producción.

 

* Lic. Guillermo Moreno, Lic. Walter Romero y Lic. Andrea Melo

Agradecemos la colaboración de Marcos von Ifflinger

 

 

1-  Revolución Energética Norteamericana: proceso surgido a partir del abaratamiento de la extracción del “Shale, Gas u Oil”, que disminuyó los precios de venta de los bienes manufacturados, a partir de la baja -por la incidencia de la energía- de sus “costos primos”, y que facilita la recuperación del “made in USA”.

 

2- Entre otras se destacan: el retiro de EEUU del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica, la paralización de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la renegociación del NAFTA y las Regulaciones del Comercio Exterior.

 

3- También se deberían establecer nuevas combinaciones de especies que mejoren nutricionalmente a nuestro pueblo y que puedan penetrar comercialmente en terceros mercados.

4- La Ley de Arrendamientos Rurales Compensada se desarrolló “in extenso” en “Retenciones y Alquileres: la Pampa Húmeda y el pago de la Deuda Externa” (BAE Negocios, 13/02/2022).

 

5-  Compensada: porque se entregaría un bono, del Tesoro Nacional, a largo plazo, en moneda dura, a tasa de interés internacional y transable en el mercado secundario.

Más notas de

Guillermo Moreno

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Rentabilidad empresaria, subsidios y justicia social

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Las excentricidades tributarias “não tem fim”

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

Nuestro lugar en el mundo Parte II: el fracaso del neoliberalismo

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

"Nuestro lugar en el mundo”, Parte I: el fracaso de la socialdemocracia

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

Retenciones”, sobre "mitos" e "hitos" - Parte II

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

"Retenciones", sobre "mitos" e "hitos"

En el mundo se discute... poder y negocios

En el mundo se discute... poder y negocios

Bases para un plan económico nacional (Parte II)

Bases para un plan económico nacional (Parte II)

Bases para un Plan Económico Nacional

Bases para un Plan Económico Nacional

Exportaciones y producción: consolidación del Nuevo Orden Internacional -Parte II-

Consolidación del Nuevo Orden Internacional -Parte II-