Con las tarifas congeladas, el dólar contenido y reapertura de paritarias, el Gobierno de Alberto Fernández apuesta a que la inflación se desacelere en los próximos meses y llegar sin sobresaltos a las elecciones generales de noviembre. Lo que se preguntan los especialistas y el sector privado es qué pasará el día después con la inflación, el dólar y la vuelta paulatina a la pseudo normalidad? 

Mientras que entre enero y julio el mismo INDEC confirma que ese período se comió toda la meta anual de inflación del 29%, algunas mediciones privadas auguran una curva menos empinada para los precios de agosto. 

Por ejemplo, para la consultora LCG, la primera semana de agosto, al menos en alimentos que es lo que más preocupa porque está siempre muy por encima de la media mensual, los precios aumentaron 0,4%; es decir que habría una desaceleración de 0,7 puntos porcentuales respecto de la última semana de julio

Para el Gobierno de Alberto Fernández el ritmo inflacionario se desacelerará en los próximos meses y pone todas las fichas en esa dirección y en inyectar dinero en los bolsillos mediante reapertura de paritarias, modificaciones de escalas y categorías en monotributo, y mejoras en las jubilaciones y asignaciones. Además del Nuevo Ahora 12, los pagos en cuotas fijas aunque con tasas de interés. 

"El poder adquisitivo tendría su mejor semestre desde 2017, pudiendo fortalecer el consumo de los hogares”,  destacó en un reciente informe la consultora Ecolatina, justamente debido a los anabólicos que utiliza el Gobierno. Dsede esta perspectiva, en ese documentó se destacó que “la inflación bajará pasando de un promedio mensual de 4% en el primer semestre a otro de 3% en el segundo”.   

Con la misma vehemencia, desde Ecolatina advirtieron que no consideran que esa baja sea duradera "porque cuando las anclas son forzadas se acumulan atrasos". Así la cuentas,  proyectan una inflación mayor al 40% en 2021: también sería así en 2022.

 En otro informe, la consultora Equilibra también coincidió en que habrá viento a favor de cara a las urnas. "El PBI llegará a las elecciones en alza: estimamos que crecerá medio punto en el tercero y un punto en el cuarto  trimestre, cerrando el año con una recuperación en torno al 7%," destacó. Sin embargo, calcularon en este equipo de especialistas que el "push electoral" como lo denominaron "costaría cerca de 1,5% del PBI. 

En este último enfoque se concentran las miradas del sector privado. Hay un dato que avala esa preocupación: las transferencias de utilidades del Banco Central en lo que va del mes, según datos oficiales acumularon 160.000 millones de pesos y eso generaría tensiones futuras sobre el dólar que, por ahora, logró aplacar la autoridad monetaria jugando fuerte. 

Inflación 2021 argentina y presencialidad

Como ya se señaló desde esta columna, la mayoría de las multinacionales apuestan a la presencialidad en el 2022 y a un nivel de actividad que permita recuperar o al menos empardar las pérdidas del PBI del 2020, cuando se derrumbó casi 10%. En ese senido, esta semana la Unión Industrial avanzó en un planteo desafiante que también coincide, de algún modo, con la postura de la ministra de Salud, Carla Vizzotti, quien dijo que podría haber premios y castigos para quienes se hayan vacunado o no.

En su reunión de Junta Directiva la Unión Industrial, que preside Daniel Funes de Rioja, planteó que no se le pague el salario a los trabajadores que no se quisieron vacunar porque ponen en riesgo al grupo y a los protocolos que las industrias vienen implementando desde marzo 2020. Sobre todo las alimenticias, a las que también representa el mismo dirigente, que no pararon nunca.

"El empleador cesa la dispensa porque no se puede insertar en igualdad de trabajo con el resto de los trabajadores que sí fueron vacunados", disparó el timonel de la entidad fabril en conferencia de prensa, al referise a los empleados que no vuelven al trabajo por no haberse vacunado.

La UIA viene cuestionando fuertemente el DNU que impide los despidos y que fue recientemente prorrogado hasta fin de año, así como la doble indemnización. De acuerdo con las expectativas de la industria manufacturera de junio que relevó el INDEC la recuperación de empleo se mantiene baja. Si bien el 24% de las empresas espera que aumenten las horas trabajadas, solo el 15% espera aumentar la dotación de personal.

En el último infome laboral de la UIA, el empleo industrial aumentó sólo 0,2%, es decir se crearon 2.258 nuevos puestos de trabajo. En la comparación interanual la suba fue mayor, del 2,9%; es decir unos 31.552 nuevas vacantes laborales; sin embargo, el nivel aún sigue por debajo de mayo del 2019; es decir que hay 6.310 puestos menos que en aquel momento.

Más notas de

Alejandra Gallo

Control de precios, inflación y un dólar blue que está otra vez a los saltos

Para gran parte del empresariado, Feletti es la cara de la "radicalización"  .

Elecciones 2021: Alberto Fernández prepara una batería de gestos al empresariado

Paula Altavilla, presidente del 57 Coloquio de IDEA en la inauguración.

Empleo en el podio de los reclamos, ¿malas noticias para el nuevo Gabinete?

El presidente Alberto Fernández en una inauguración en José C. Paz.

Menú picante post PASO 2021: varios tragos amargos, renuncias y FMI

Los resultados de las PASO 2021 sorprendieron a todos.

PASO 2021: ¿Qué votarán los empresarios en las elecciones del domingo?

Dólar, impuestos, Reforma Laboral y paro del campo, en la agenda empresarial.

Se vienen las PASO 2021 y la letra chica del Presupuesto 2022

Después de las PASO 2021, Guzmán presentará el Presupuesto 2022.

La construcción tracciona y es la apuesta económica y de empleo post Covid-19

El Gobierno de Alberto Fernández quiere recuperar empleo con la construcción.

La pandemia como una oportunidad para construir de modo sustentable

Ricardo Leviton, socio gerente de Prenova, una pyme constructora.

Los CEOs, con un ojo sobre el valor del dólar y otro, en el frente internacional

Los mercados volvieron a ser protagonistas esta semana.

La desaceleración de la inflación llegaría a las elecciones. Pero ¿y el día después?

El Gobierno de Alberto Fernández apuesta a que la inflación se desacelere.