La convocatoria a empresarios y gremialistas de esta semana en la Casa Rosada fue un fuerte gesto político del Gobierno de Alberto Fernández en un momento clave, casi un punto de inflexión en la relación de la política con el sector privado. Fue una noche larga, como hacía mucho no ocurria y cuando se estaba a horas de los primeros contactos con la misión del Fondo Monetario Internacional ( FMIque ya está en Buenos Aires con sus lápices afilados para sacarle una radiografía 3 D a la economía argentina. Para el equipo económico, los indicadores señalan que el país está listo para empezar a crecer y con ese diagnóstico se sientan frente a los técnicos del FMI liderados por la directora del Hemisferio Occidental, Julie Kozack, y el jefe de la Misión para Argentina, Luis Cubeddu. 

Muchos de los referentes del empresariado y del gremialismo que acudieron a  la convocatoria del lunes pasado en Balcarce 50, tienen coincidencias con ese diagnóstico. Incluso muchos economistas dentro de las compañías y de las cámaras empresariales coinciden con esa mirada pero sólo si se pone el acento exclusivamente en la lectura fría que imponen algunas estadísticas. Sin embargo, cuando entran a la cancha la temperatura política y las expectativas, la lente se empaña severamente y la política (toda por completo) tiene mucha responsabilidad en esa desazón sobre lo que vendrá. 

La reunión del lunes fue el segundo encuentro del gabinete económico ampliado del año; el primero en tiempos de pandemia, ya que el anterior fue a principios de 2020. En aquel hubo acuerdo de coordinación de precios, algo así como el compromiso de ir marcando metas de inflación en equipo. Pero en el encuentro de esta semana, hubo mucha arenga política y pocas definiciones económicas. 

También hubo muchas sorpresas entre los asistentes al ver algunas caras que se habían sumado a la convocatoria; por ejemplo, gremios estatales y docentes, la CGT; la Unión Industrial, bancos privados y públicos con el titular del Banco Central Miguel Pesce, que estuvo absolutamente mudo durante toda la reunión, que concluyó bien entrada la noche. 

Los funcionarios que llevaron la batuta, el ministro de Economía Martín Guzmán, la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, y el titular de Producción, Matías Kulfas, volvieron a ratificar lo que ya todos los invitados saben de memoria porque eos mismos funcionarios se los repiten en cada oportunidad: en el 2021 el Gobierno irá buscando el equilibrio fiscal y la reactivación. De hecho, ambos compromisos están escritos en el Presupuesto 2021 que ya está en debate en el Congreso. Lo que ningún funcionario explica es cómo se hará: tampoco, se lo explicaron aquel lunes.

Por supuesto que hubo multiples microreuniones paralelas,  según coincidieron fuentes de ese encuentro. Se los vio en esa misión al presidente de la UIA, Miguel Acevedo, y a la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, debatiendo el nivel de la presión tributaria. El dirigente fabril volvió a la carga con el impuesto a la riqueza reclamando fuerte presión sobre la expresión de la riqueza o los fondos en el exterior pero no a la concentración de riqueza privada que, en definitiva, afectaría patrimonialmente a muchas compañías que operan en el país. Marcó del Pont le habría sacado la roja al dirigente fabril remarcando un dato que repite cada vez que puede: el 75% de la gente está  favor de cobrarle un impuesto adicional a los ricos en plena pandemia. Claro que también la mayoría de la gente está de acuerdo en que paguen impuestos los que operan en negro y en que se aumente la base imponible para desalentar vivos.

La UIA se reúne con el FMI

La UIA volvió a estar en la agenda de la misión técnica del FMI. La entidad había sido relegada de esos encuentros durante el Gobierno de Mauricio Macri, quien tuvo una relación de extrema tensión con la industria. Ahora, la UIA volverá a ser una entidad de fuste a la hora de considerar los reclamos empresariales por parte del organismo internacional de crédito como solía ocurrir habitualmente. Esto ocurre cuando, además, la entidad se prepara para su próxima Conferencia Industrial en noviembre y también debate internamente la apertura parcial de su sede de Av. de Mayo, que por ahora está completamente cerrada.

En la última reunión virtual de referentes se analizaron las recientes medidas sobre baja de retenciones y en la letra chica de la resolución que se conoció varios después del anuncio formal, los dueños de las fábricas encontraron criterios difusos; por ejemplo no se bajaron las retenciones a la exportaciones de textiles pero sí a las de productos de confección; en definitiva se cree que hubo un criterio más vinculado con evitar recortes de ingresos más que en potenciar un rápido repunte exportador unque en al entidad hay consenso en que las medidas van a la dirección esperada. 

Cerca de transitar la Conferencia fabril y hablando de misiones, la de Acevedo al frente de la UIA va transitando sus últimos meses, ya que ya fue reelecto al frente de la misma y el estatuto no le permtiría continuar mas allá de marzo. Se sabe que en terreno fabril, luego de la Conferencia comienza habitualmente los reacomodamientos y negociaciones para bendecir al próximo timonel. Por ahora, esta Conferencia fabril será virtual como pasará la semana próxima con el 56 Coloquio de IDEA a cargo de Roberto Alexander y Roberto Murchison, timonel de la entidad,   por primera vez en su historia. Los industriales jugarán fuerte en todo el país ya que la reunión será a lo largo de cuatro días comenzando en la Ciudad de Buenos Aires (30/11), Jujuy (01/12), Santa Fe (02/12) y Buenos Aires (03/12) serán las provincias desde las que se desarrollarán las diferentes actividades programadas. Como presidente de la Conferencia Industrial fue designado Daniel Funes de Rioja, mientras que la presidencia joven estará a cargo de Agustina Schcolnik. 

Más notas de

Alejandra Gallo

Empresas, entre el tsunami tecnológico y el modo defensivo

Empresas, entre el tsunami tecnológico y el modo defensivo

Inversiones, reforma judicial y servicios esenciales: empresarios inquietos ante un Presidente que no suelta la letra chica

Inversiones, reforma judicial y servicios esenciales: empresarios inquietos ante un Presidente que no suelta la letra chica

Mucha arenga política y pocas nueces

Mucha arenga política y pocas nueces

Empezó octubre, asoman el 17 y el Coloquio de IDEA

Alberto Fernández en un encuentro con AEA, prepandemia

El "pico" de rumores económicos superó al sanitario

El "pico" de rumores económicos superó al sanitario

Empresarios ya están recalculando el presupuesto. ¿Se achica la torta de la economía argentina?

Economía argentina: ¿se achica la torta?

Inflación: la maldita tasa de dos dígitos

Inflación: la maldita tasa de dos dígitos

El Presidente selló su alianza productiva con la industria

El Presidente selló su alianza productiva con la industria

Un Día de la Industria muy sombrío

Un Día de la Industria muy sombrío

El consumo: la vedette del Presupuesto 2021

El consumo: la vedette del Presupuesto 2021