Como ya señalamos, en la primera entrega de la corriente saga: "Un Modelo de Desarrollo Económico", expusimos el contexto mundial en el cual se insertará.

Analizamos allí con precisión, las potencialidades que ofrece el Nuevo Orden Internacional (NOI), poniendo en valor los Vectores de Competitividad (VC) que, como nación, contamos para el modelo de desarrollo argentino.

En la segunda entrega nos abocamos a explicitar la importancia de contar, como condición necesaria para instaurar el modelo, con los Equilibrios Macroeconómicos (EM), fiscal y externo, que permitan su permanencia y sustentabilidad.

Con este marco, en los próximos acápites, abordaremos lo concerniente a los VC; entendiendo que estos abarcan a la distribución de las Rentas Extraordinarias (RE) generadas a partir de:

  • la producción de algunos alimentos en la pampa húmeda.
  • la explotación de los insumos fósiles (gas y petróleo).

El Vector Alimentos

En "Quien debe pagar la deuda", tomando como fuente un informe del INTA y otro de la Bolsa de Comercio de Rosario, expusimos sobre magnitudes aproximadas de los Márgenes Brutos (MB) presentes en los complejos sojeros, maiceros y trigueros que, a su vez, servirían como referencia para la estimación de la dimensión de las RE en la Pampa Húmeda.

Para ello, nos abocamos en aquel momento, a definir el Costo Total (CT) de la producción de una tonelada (1tn) de soja de primera (U$S 120,19 tomando en consideración los cuatro grandes: insumos, labores y servicios, cosecha y generales) para la campaña 2019/20.

Si a su vez, al precio de venta FOB  (U$S 333 x tn) le descontamos U$S 12,9 x tn, de gastos portuarios más comercialización y los CT, nos da un MB de U$S 200 x tn.

Considerando, que al presente se espera una cosecha estimada (incluyendo otros cultivos: arroz, cebada, centeno, girasol, etc.) de alrededor de 130 millones de tn de cereales y oleaginosas y que, la mayor parte de ella, se obtendrá en la región de la Pampa Húmeda, el agregado de los MB alcanzados en la zona oscilará entre U$S 14 y 15 mil millones.

Ahora bien, el propietario por el alquiler de sus hectáreas exige un tercio de lo producido, que en este caso coincide con la mitad del MB.

Estas RE, a las cuales accede, se ubican en torno de los U$S 7/7.5 miles de millones.

Aplicando, adecuadamente, los Derechos de Exportación (DE) y sancionando la Ley de Arrendamientos Rurales se conseguirá:

  • desalinear el precio de los alimentos domésticos de los internacionales, incrementando el poder adquisitivo de los Ingresos Populares (IP).
  • aumentar la recaudación del Tesoro Nacional (TN) tendientes a obtener el equilibrio fiscal.
  • mantener incólume la rentabilidad empresarial del productor haciendo recaer "la carga" en los terratenientes.

En este contexto, para aquellos que decidan retirarse del "negocio del alquiler de las tierras" se generarán los mecanismos crediticios para que los productores puedan acceder, a precios de mercado, a su propiedad.

Complementariamente con ello, se deja abierta la posibilidad de reconocer "el esfuerzo de los propietarios de la tierra", con la emisión y entrega de un bono soberano por parte de Poder Ejecutivo.

El Vector Energético

Con la misma metodología utilizada ut supra se pueden obtener las RE del Vector Energético.

Para ello es imprescindible calcular los CT asociados a la exploración y explotación (convencional, no convencional y offshore) del Barril Argentino de Petróleo promedio (BAPp), que se extrae en nuestro territorio y en el mar territorial.

Existe consenso en la disciplina que aquel se encuentra en el orden de los U$S 35 el BAPp. Si, por un lado, a este le agregamos los CT incurridos en la transformación, logística y comercialización, y por otro una ganancia justa y razonable para todos los eslabones intervinientes, se arriba a un precio homogéneo para todo el país de U$S 60 cent. litro x gasoil.

Por equivalencias, este precio de referencia determina el costo en el que incurrirán las empresas y las familias por el consumo y uso de todos los componentes de la matriz energética.

De esta manera las RE petroleras se derramarán, en forma armónica, sobre toda la sociedad ya que:

  • redundarán en una mejora ostensible de la rentabilidad empresaria y
  • coadyuvarán, también, a expandir el poder adquisitivo de los IP.

En síntesis, la baja de los costos primos de los bienes y servicios producidos (con el subsecuente impacto positivo en la rentabilidad por unidad vendida) genera los incentivos para la oferta "plus", capaz de satisfacer el incremento de demanda derivada del crecimiento del poder de compra de los IP, consolidándose de esta manera un Modelo de Desarrollo Económico Permanente y Sustentable (MoDEPyS) con orientación a la producción.

* Lic. Guillermo Moreno, Lic. Pablo Challú, Lic. Walter Romero y Lic. Alejandro Alvarez (h.)

Más notas de

Guillermo Moreno

Arrendamientos rurales en la Pampa Húmeda

Arrendamientos rurales en la Pampa Húmeda

Un modelo de desarrollo económico (cuarta parte): cómo aumentar la competitividad

Un modelo de desarrollo económico (cuarta parte): cómo aumentar la competitividad

Un modelo de desarrollo económico (tercera parte)

Un modelo de desarrollo económico (tercera parte)

Un modelo de desarrollo económico (segunda parte)

Un modelo de desarrollo económico (segunda parte)

Un modelo dedesarrollo económico (primera parte)

Un modelo dedesarrollo económico (primera parte)

El "modelo brasileño" tampoco es solución

El "modelo brasileño" tampoco es solución

Gutemberg no era economista

Gutemberg no era economista