Afortunadamente abundan en las plataformas digitales los documentales o biopics que tienen a personajes del jazz como motivo central. La extendida cuarentena de estos días es un momento propicio para adentrarse en algunas propuestas que podrán conformar al conocedor del género o a quien busca involucrarse en él.

Desde hace tiempo plataformas como Netflix ofrecen documentales de alto vuelo. Entre ellos I Called Him Morgan, que hace eje en las circunstancias de la muerte del trompetista Lee Morgan a manos de su mujer durante un show, así como Chasin' Trane, que retrata el camino evolutivo de John Coltrane, o What Happened Miss Simone, la historia política y musical de la gran Nina Simone.

La novedad viene por el lado de Miles Davis, quien ya había tenido su biopic -las críticas no la favorecieron- al igual que Chet Baker. Ahora es el turno de Miles Davis, The Birth of the Cool, un documental dirigido por Stanley Nelson que tiene la particularidad de estar narrado por el propio Miles, con palabras reconocibles de la autobiografía que este músico que revolucionó el jazz en más de una oportunidad escribió junto a Quincy Troupe.

El film -disponible en Netflix- muestra desde el arranque la vocación de cambio permanente que envolvía a Miles, algo que anticiparía el leit motiv de su vida artística: reorientar varias veces el curso del jazz para sortear su anquilosamiento y estratificación.

Por cierto, la película cuenta con invitados que aportan recuerdos o análisis. Suman especialmente las apariciones de los músicos, casi todos sidemen de Miles en algún momento de su carrera. Así, desfilan Jimmy Cobb, Wayne Shorter, Jimmy Heath, Herbie Hancock, Ron Carter, Wallace Roney o Mike Stern, entre otros.

The Birth of the Cool no sólo aborda el derrotero musical de Miles sino que se detiene en pinceladas de su vida personal. Incluye el invalorable aporte de Juliette Greco, quien mantuvo en París una estrecha relación con Miles. Cuenta la actriz y cantante que en aquel entonces, durante la primera visita de Miles a la capital francesa, Jean Paul Sartre le preguntó al trompetista por qué no se casaba con ella. "Porque estoy enamorado", le respondió Miles.

Fue durante ese viaje que Miles advirtió que "no todos los blancos eran iguales". Acumulaba en su vida profundas heridas vinculadas con la discriminación, pero en Europa asumió que había blancos no prejuiciosos que, además, tenían una valoración por su música que no lograba en su país. La película también habilita amplio espacio a su relación con Frances Taylor, acaso una de las parejas que más influyó en Miles y hasta recoge el testimonio de esta actriz y bailarina frustrada por el propio músico, a quien amó y también sufrió.

La gran omisión del film es, justamente, el entorno musical en el que se movió Miles. La centralidad de su figura a lo largo del documental empequeñece la relación artística que tuvo con Coltrane y su relevancia para el jazz de fines de los 50 y principios de los 60. También hay poco recorrido para el proceso creativo de Bitches Brew, revolucionario disco del que se cumplen 50 años, así como escasa referencia a otros músicos que influyeron en Miles a lo largo de los años. Aun así, es un film para no dejar pasar.

Más notas de

Eduardo De Simone

Grandes discos de sellos internacionales

El pianista Jöachim Kuhn

Jazz: discos argentinos para arrancar el año

Camila Nebbia

Un sello italiano con discos imperdibles

Un sello italiano con discos imperdibles

Grandes discos del año para descubrir

Grandes discos del año para descubrir

Sale a la luz el septeto perdido de Miles Davis

Sale a la luz el septeto perdido de Miles Davis

Jazz: fin de año con grandes ediciones locales

La saxofonista Camila Nebbia editó Aura

Barney Willen: shows inéditos de un saxofonista de culto

Barney Willen: shows inéditos de un saxofonista de culto

Música desde la casa de Fred Hersch

Música desde la casa de Fred Hersch

Agenda de jazz: los destacados de noviembre

Agenda de jazz: los destacados de noviembre

El piano de Lightsey en un sello de culto

El piano de Lightsey en un sello de culto