La familia de Carlos Bilardo evitó hoy comunicarle al ex entrenador de la Selección argentina la muerte del astro Diego Armando Maradona, ya que "lo quería mucho" y conocer la noticia "le haría muy mal".

"Ya le apagamos todos los televisores a Carlos, no queremos que se entere de la muerte de Diego porque lo quería mucho y le haría muy mal", manifestó Jorge Bilardo en declaraciones radiales.

El ex entrenador de la Selección argentina, campeón en México 86 y subcampeón en Italia 90, de 82 años, se mantiene estable mientras afronta el síndrome de Hakim-Adams, una enfermedad neurodegenerativa, con cuidados intensivos.

Su situación de salud ya estaba complicada el año pasado, cuando en agosto falleció José Luis Brown, otro de los jugadores emblema de la selección campeona, y la familia tomó la misma decisión. Bilardo nunca se enteró de la partida del Tata.

Maradona y Bilardo

"Para Carlos, Diego era el hijo varón que nunca tuvo. El día que le dijo que iba a ser capitán, se lo dijo como al pasar en la calle y se fue. Diego se quedó llorando de emoción", señaló Jorge, al recordar una de las tantas vivencias de su hermano con el "Diez".

Maradona y Bilardo compartieron el seleccionado argentino entre 1983 y 1990, y además del título en México y el segundo puesto en Italia, también el "Narigón" lo dirigió en Sevilla de España (1992-1993) y Boca Juniors (1995-1996).

La relación siempre tuvo sus tires y aflojes pero se rompió después de la salida de Maradona de la selección que dirigió en Sudáfrica, cuando, aún vestido de entrenador, llamó traidor a Bilardo cuando el final de su ciclo como DT era inminente: "Con Diego nunca más podré tomar un café", dijo Bilardo.

"Un tipo humilde"

El hermano de Bilardo reconoció que la muerte de Maradona "lo sorprendió", y agregó que era "un paciente muy difícil" y a su vez era "un tipo bárbaro, de diez".

Además agregó que era "un tipo humilde", al igual que sus padres, Don Diego y Doña Tota.

"¡Ayudó a tanta gente! Acá y en Italia. Pocos saben todo lo que hizo Diego por tantísima gente. El problema en Argentina es que acá a los ídolos lo matamos", indicó Jorge Bilardo.