Acelerar el ritmo de la transformación digital podría acelerar y reforzar una recuperación justa y resistente de la crisis del coronavirus en Brasil, aseguró la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

"Las tecnologías digitales son la columna vertebral de las economías de hoy, y las herramientas digitales y la conectividad son esenciales para ayudar a las empresas y a las personas a superar la crisis del COVID-19", dijo el secretario general de la OCDE, Angel Gurría, al presentar dos revisiones sobre la transformación digital de Brasil y sus telecomunicaciones y sectores de radiodifusión.

"Mientras Brasil y el mundo trabajan para abordar esta devastadora crisis, Brasil debe hacer todo lo posible para aprovechar las oportunidades que ofrece la digitalización para fortalecer la recuperación y construir una economía futura inclusiva y resistente", resaltó Gurría.

La Revisión de la transformación digital del país, Going Digital in Brazil, halló que a pesar del progreso reciente, Brasil está rezagado en la inversión en innovación digital y en el nivel de habilidades digitales en su fuerza laboral. La Revisión recomienda formas de aumentar la aceptación digital entre las personas y las empresas, fortalecer la seguridad y la privacidad digitales y estimulando la innovación.

En un informe paralelo, el organismo sugiere acciones para mejorar las condiciones del mercado, la competencia y el marco normativo en comunicación y radiodifusión. También recomienda una revisión de los impuestos, tasas y tarifas que limitan el alcance de los operadores para la inversión y la innovación.

Asimismo recomienda la creación de un único regulador independiente para supervisar los servicios de comunicación y radiodifusión, como lo han hecho algunos otros países, lo queayudaría a bajar los precios y mejorar la calidad a medida que los servicios en los dos sectores se superponen cada vez más, dice Review.

Hacer que las políticas digitales sean correctas es vital en todos los países para garantizar que los beneficios de la transformación digital, como el aumento de la productividad y la mejora del bienestar, se compartan de manera justa entre las economías y las sociedades, dice la OCDE.

Las herramientas digitales también pueden ayudar a orientar de manera eficiente el gasto social. Por otro lado, equivocarse en la política digital corre el riesgo de agravar las desigualdades existentes entre las personas con alta y baja calificación, las grandes y pequeñas empresas y las regiones urbanas y rurales.