Gustavo Alfaro, el flamante entrenador de Boca, de a poco va armando su equipo y ayer se refirió a la posible llegada del volante Iván Marcone: "no es algo sencillo de resolver" aunque el jugador del Cruz Azul quiere volver al fútbol argentino, al igual que el defensor José Luis Palomino, del Atalanta italiano.

"Marcone entendió que es una buena oportunidad y estamos en un plano de situaciones club a club. Nosotros lo conocemos bien a Iván, lo hicimos debutar (en Arsenal de Sarandí), es un gran chico", señaló Alfaro. En cuanto a Palomino, el DT sostuvo que "está la intención del jugador de venir a Boca, el club lo quiere, nosotros lo queremos, pero es difícil". Para completar el panorama de los posibles refuerzos, Alfaro dijo que "Ángel González (Godoy Cruz) está dentro de los jugadores que miramos. Necesitamos jugadores que el 27 (cuando se reanude la Superliga) se pongan la camiseta de Boca y jueguen".

Jorman Campuzano se convirtió en el segundo refuerzo para Alfaro. El colombiano de 22 años llegará desde Atlético Nacional de Medellín a cambio del pago de su cláusula de rescisión, cercana a los 4.5 millones de dólares, y firmará un contrato por cuatro años con la institución.

Con respecto a Carlos Tevez aseguró: "Estoy viendo al jugador que quería ver. Lo veo feliz. Después tenemos que ver lo futbolístico. Les decía a los jugadores que hablar de sistemas sin nombres propios a veces no es real. Hay que buscar los sistemas a través de los nombres", analizó.