El típico saludo a los presidentes de la Nación que tuvo arrepentido a Diego Maradona tras el mundial juvenil de 1979 con la selección Argentina, con Jorge Rafael Videla en el poder, no se dará en Brasil ni siquiera si el equipo local logra la copa del Mundial de Qatar, a disputarse en el 2022.

El cuerpo técnico del equipo que comanda Tite, entrenador campeón con el Corinthians de la Copa Libertadores 2012, se ubica primero en la tabla de posiciones de las Eliminatorias Sudamericanas, con miras a marcar un récord de puntos, y llegará como seguro candidato a obtener el título; que se disputará justo un mes antes de las elecciones generales y no quiere ser usado políticamente.

La Verdeamarela aventaja por seis puntos a la Selección Argentina, segunda en la clasificación, y le saca 15 puntos a Colombia, último equipo en entrar de forma directa a la cita mundialista. Es por eso que, los pentacampeones del mundo se enfocan en aceitar las últimas piezas para ir en busca de su sexta Copa del Mundo.

Más allá de lo futbolístico, la atención de la prensa brasileña no está puesta en lo deportivo. Según Globo Sporte, el entrenador del seleccionado brasileño avisó que no visitará al presidente Jair Bolsonaro, ni antes ni después del Mundial de Qatar.

Por qué Tite tomó esa drástica decisión

El Mundial de Qatar se debería disputar entre junio y julio del año próximo. Sin embargo, en esa época del año, el país asiático sufre por altas temperaturas que rondan los 40 grados. Ante dicho inconveniente, tanto para los jugadores como para los fanáticos, la Copa del Mundo se llevará a cabo desde el 21 de noviembre al 18 de diciembre.

Estas fechas son cercanas a la elección presidencial del año próximo en Brasil. El primer domingo de octubre será la primera vuelta y el último domingo del mismo mes para la segunda vuelta.

El momento de gran polarización política que atraviesa Brasil hace que Tite no quiera que el seleccionado brasileño quede vinculado de un lado u otro de la política. Además, la lista de convocados para la próxima Copa del Mundo saldría justo entre medio de la primera y segunda vuelta electoral. Por eso, desde el cuerpo técnico, le pidieron a los jugadores no quedar envueltos en temas políticos que puedan distraer la concentración de la Verdeamarela.

Además, es sabido que Tite no simpatiza con las ideas de Bolsonaro. El ex entrenador de Corinthians es más ameno a una tercera fuerza para las próximas elecciones en Brasil, aunque sin mencionar un nombre de su agrado.

Esta misma decisión se ratificó para el Mundial de Rusia en 2018. En aquel entonces, el presidente de Brasil era Michel Temer y el entrenador de la Verdeamarela no quiso quedar ligado en su candidatura.

El episodio entre Tite y Lula

Tite y Lula, ambos sosteniendo la Copa Libertadoores

Tite logró la primer Copa Libertadores del Corinthinas en su historia. Al derrotar a Boca Juniors por 2 a 0 en Brasil, el Timao se quedó con el tan ansiado trofeo sudamericano en el 2012.

Lula da Silva, que en aquel entonces ya no era presidente de Brasil, es fanático del Corinthians y deicidó tomarse una foto con la Copa Libertadores, junto al actual técnico de la Verdeamarela.

Esa imagen fue utilizada para señalar a Tite como un ciudadano ligado al partido de izquierda. "No soy comunista, soy humanista", acostumbra a decir el entrenador, de 60 años.

Tras dicho suceso, Tite no quiere tener encuentros con políticos de su país.