La Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA) detectó más de 500 mil metros cuadrados construidos sin declarar. Sobre un total de 16.382 inmuebles controlados en territorio bonaerense, el 31% presentó irregularidades.

La mayoría de las infracciones correspondieron a predios donde funcionan industrias y comercios en actividad, que se encontraban registrados como terrenos baldíos.

Los fiscalizadores de ARBA detectaron además viviendas, hoteles, complejos de spa y hasta shoppings que contaban con mejoras y ampliaciones que nunca fueron declaradas.

Las principales ciudades que registraron infracciones fueron Bahía Blanca, Chascomús, Brandsen, Lezama, Castelli, Tandil, Dolores, Escobar, Tigre, Malvinas Argentinas, Mar del Plata, Pinamar, Villa Gesell, Mar Chiquita, Necochea, San Pedro, 25 de Mayo y Coronel Vidal.

El director de ARBA, Gastón Fossati, explicó que “a partir de mecanismos de fiscalización presencial y satelital pudimos detectar más de cinco mil casos de evasión en el Impuesto Inmobiliario”, y puntualizó que se logró  "identificar  edificaciones muy importantes que estaban sin declarar”.

De acuerdo con la legislación actual, los propietarios deben registrar todo cambio que se realice en su inmueble ante la Agencia de Recaudación en un plazo máximo de 30 días a partir de que la modificación se encuentre en condiciones de habitabilidad.

Si no se declara la verdadera situación del inmueble en el  plazo estipulado, el organismo provincial tiene la posibilidad de incorporar las mejoras de oficio y aplicar las multas correspondientes.