Argelia rechazó ayer un barco proveniente de Argentina que llevaba trigo con destino al continente africano. La noticia puede generar un mal precedente para el campo que se encamina a una cosecha de 19 millones de toneladas. El rumor inicial en los mercados asiáticos terminó siendo confirmado a BAE Negocios por fuentes de la industria.

El dueño del trigo es la empresa Cofco, cuyo embarque salió en diciembre pasado. La carga al llegar a destino fue sometido a los procesos de control en donde se detectó una baja calidad del cereal necesario para su elaboración de harina. El contrato normal de trigo pan es de 280 de FN (falling number). Este tiene que ver con la capacidad fermentativa de las masas necesarias en la panificación.

La explicación más lógica es que se haya enviado trigo al límite de la calidad que terminó brotándose en el transcurso del viaje. Hay que recordar que gran parte del cereal sufrió entre octubre y noviembre de abundantes lluvias lo que ocasionó enfermedades en el cultivo.

El tema es saber si éste rechazo puede generar un problema en las futuras cargas. Habrá que ver si el mismo no se repiten en los siguientes barcos. Están en juego ingresos por u$s2.800 millones.

En su etapa final

La cosecha de trigo ingresó en su etapa final durante la semana al recolectarse más del 90% de las 6,1 millones de hectáreas implantadas con el cereal, mientras que también proliferó la siembra de maíz y de soja, cultivos que cuentan con óptimas condiciones de humedad, informó la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA).

Los trabajos de recolección se concentraron sobre el sur de Buenos Aires y La Pampa, donde los rendimientos obtenidos se posicionaron sobre lo esperado y ubicaron a nivel nacional de 30,4 quintales por hectárea (qq/ha).

De esta manera, ya se recolectaron 16,8 millones de toneladas de las 19 millones estipuladas por la entidad sobre 5,52 millones de hectáreas.

Por su parte, las lluvias ralentizaron los trabajos de siembra de la soja, aunque desde la entidad bursátil estimaron que durante la semana se lograron implantar un millón de hectáreas, por lo que el progreso nacional alcanzó las 16 millones de hectáreas, quedando por incorporar casi dos millones para alcanzar las 17,9 millones de hectáreas estipuladas.