La crisis política que atraviesa el país mantuvo su correlato a lo largo del agitado fin de semana en el seno de la coalicón de gobierno. Mientras la cúpula del radicalismo acudió a Olivos a plantear sus puntos de vista en torno a las medidas a tomar, la referente de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, hizo sentir su protagonismo desde afuera de la residencia y, fiel a su estilo, explosivamente. La socia fundadora de Cambiemos, estuvo representada en la reunón, que seguía anoche, por el dirigente Fernando Sánchez.

Antes de las reuniones Lilita dio la nota, vía Twitter, al manifestar su apoyo a los vicejefes de Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui, a quienes definió como "los mejores funcionarios" del Gobierno. Anoche, fuentes oficiales daban a ambos funcionarios fuera de la gestión.

"Los mejores funcionarios son Quintana y Lopetegui. ¿No será esta la venganza de los laboratorios por haber bajado el 70% del precio de los medicamentos oncológicos del PAMI, y limitado el valor del resto de los medicamentos? Yo los apoyo. La verdad está en lo que no se ve", escribió Carrió en su cuenta oficial de Twitter. El mensaje fue acompañado con dos emoticones (un beso y un corazón) y es la continuación de una serie de comentarios que viene realizando la líder de la Coalición Cívica tras los aumentos en la cotización de la moneda estadounidense.

"Yo sostengo a la República, al Presidente, a su equipo y no pido cargos", había señalado el sábado, mientras Macri se reunía en la Quinta de Olivos con varios miembros de Cambiemos para definir las acciones a seguir.

Los dardos de la diputada apuntaban a los socios radicales, a quienes señala por buscar, en medio del debate, una preocupación preponderante por lograr sumar cargos en la estructura de Gobierno.

La dirigente se mostró muy activa en esta red social los últimos días: entre otras cosas denunció que "hay demasiados dólares de ladrones jugando contra la Argentina", frente a lo que opinó que "hay que seguir apostando al campo y a las pymes exportadoras".