Tras el golpe de Estado en Bolivia, numerosos analistas destacaron el proceso de crecimiento y mejora de las condiciones de vida que experimentó el país vecino durante el Gobierno de Evo Morales. Ayer, sorprendió un informe de Idesa, un centro de estudios liberal, que si bien deslizó críticas de tipo "institucional" al proceso del MAS reivindicó su desempeño económico. En esa clave, destacó que durante su gestión el PBI per cápita se triplicó.

Según Idesa, entre 2006 y 2018, el ingreso per cápita en dólares de Bolivia creció 190% cuando en Argentina lo hizo en apenas 47%. En el mismo lapso, la inflación promedio al otro lado de la frontera fue de 4% anual, mientras que de este lado estuvo por encima del 30%. La deuda pública en el país del altiplano hoy equivale al 36% del PBI, menos de la mitad que en nuestro país.

"Estos datos muestran el muy buen manejo de la política económica que hizo el gobierno de Evo Morales. Las diferencias con Argentina son contundentes. Una diferencia clave es el orden fiscal", remarcó el informe. Y agregó: "Si bien el ingreso per cápita en dólares de Bolivia sigue siendo bajo, el crecimiento económico fue el mayor de América Latina, generando las condiciones para una sustancial reducción de la pobreza".