La demanda insatisfecha de empleos que requieren de manejo de nuevas herramientas tecnológicas llega a 10 millones de puestos de trabajo en el mundo, según estimaciones de la Unión Internacional de Telecomunicaciones ( UIT) y la Organización Internacional del Trabajo ( OIT), organismos de la ONU que lideran una campaña de “habilidades digitales para la promoción de empleos dignos para la juventud”. 

"A nivel mundial, unos diez millones de empleos que requiere habilidades digitales avanzadas, tales como conocimientos en big data, codificación, ciberseguridad, internet de las cosas y desarrollo de aplicaciones móviles, quedan vacantes porque los empleadores no pueden encontrar personal con las habilidades necesarias”, indicó el representante de la OIT, Christoph Ernst.

La intención de los organismos es captar el interés de los diferentes gobiernos para que puedan “equipar a los jóvenes con las habilidades digitales altamente demandadas"

En uno de los paneles de la Conferencia de la UIT en Buenos Aires, Ernst remarcó: “Nuestra alianza global está enfocada en lograr resultados concretos en los jóvenes"; y precisó que trabajan “con una estrategia basada en cuatro pilares interconectados: alianzas, acción, conocimiento y recursos”.

La intención de los organismos es captar el interés de los diferentes gobiernos para que puedan “equipar a los jóvenes con las habilidades digitales altamente demandadas para asegurarse de que se beneficien de estas oportunidades de empleo y crear así una economía y una sociedad digital inclusivas”.

Por su parte, el representante de la UIT, Yushi Torigoe, remarcó que la intención es “capacitar a cinco millones de jóvenes alrededor del mundo con habilidades digitales que les permitan acceder rápidamente al empleo"; así como “fomentar la creación de nuevas oportunidades de empleo para integrar a más mujeres y hombres jóvenes”. 

También procuran promover un entorno propicio en el que los jóvenes puedan aprovechar las oportunidades de empleo y emprendimientos que ofrece la creciente economía digital.

En el panel participaron Fiorela Haim, quien expuso sobre el Plan Ceibal en Uruguay; Shahjahan Mahmood de la Comisión de Regulación de telecomunicaciones de Bangladesh y Daniel Spoiala de la Comisión Europea. 

Spoiala indicó que, hoy por hoy, hay en Europa 1,5 millones de personas que trabajan en la economía digital y que el último estudio arrojó que 43% de la población europea no tenía habilidades digitales básicas, porcentaje que baja a 37% entre las personas que tienen empleo. 

"Si miramos al sector educativo europeo, vemos también que 20-24% de los maestros en la UE no están educando usando herramientas digitales y no están entrenados para usar estas herramientas”, agregó; por ello desde la Comisión Europea buscan “capacitar a un millón de jóvenes en estas habilidades para el año 2020”. 

En Bangladesh, el país más densamente poblado del mundo, tienen una tasa de desempleo joven de 10,39%, y entre 60 y 80.000 personas de 18 a 30 años que trabajan como “freelancers” para empresas del exterior. 

"Nuestra estrategia de largo plazo fue desarrollar las escuelas donde se puedan enseñar capacidades digitales a los alumnos; y en el corto plazo, incorporar la tecnología multimedia como una forma de capacitar a los jóvenes en temas de tecnología"; "para ello desde el Gobierno instalaron más de 23.000 clases multimedia en escuelas secundarias y 15.000 en primarias, y capacitamos a más de 180.000 maestros”.

En Uruguay, el plan Ceibal comenzó en 2007 con la entrega de laptos a los niños de escuelas públicas, y ya en 2010 “cerramos la brecha digital”, al tener a 85% de los niños de Uruguay que son el total de niños en escuelas públicas) de entre 6 y 15 años con dispositivos propios y acceso a internet gratuito.

"El desafío es incluir pensamiento computacional en la currícula. Estamos trabajando en escuelas primarias (con un piloto de 40 escuelas) donde niños tienen clases de pensamiento computacional a través de videoconferencia, donde resuelven problemas complejos”, adelantó Haim.