En la calma del ojo de un huracán cambiario, el Gobierno espera con ansias que el board del Fondo Monetario Internacional ( FMI) apruebe hoy en Washington el cuarto desembolso por u$s10.800 millones del crédito stand by que pidió hace menos de un año y buscará que el organismo le de el aire necesario para poner esos dólares a circular y controlar el tipo de cambio.

El Banco Central mantiene las expectativas altas: buena parte de ese monto será subastado por el Tesoro en dosis diarias de u$s60 millones que totalizarán u$s9.600 millones hasta diciembre. De esta manera, la autoridad monetaria prevé poder controlar eventuales corridas que enciendan la cotización del dólar.

Previo a la reunión, el Gobierno le solicitó al Fondo un "waiver" (perdón) por no tener los datos fiscales correspondientes a marzo, tras la demora del directorio ejecutivo del organismo en revisar las cuentas del país.

Si bien se rumoreaba que el Ejecutivo tenía la intención de pedir un indulto por el incumplimiento de lo impuesto por el organismo de crédito multilateral, la solicitada no tiene que ver con ningún pedido de modificaciones de las metas del país ni a los plazos. En la primera revisión del Directorio, ya había recibido una exención similar", explicaron fuentes del Palacio de Hacienda luego de la confusión que surgió cuando apareció el pedido de waiver en el temario de la reunión, subido a la web del organismo.