Luego de dos subas consecutivas, el Banco Central salió hoy a marcar la cancha desde temprano y volvió a jugar fuerte en el mercado de futuros para frenar al dólar. Así, en una jornada de debilidad para la divisa a escala global, logró que el tipo de cambio mayorista cediera 16 centavos a $42,50. El minorista, en tanto, bajó 7 centavos a $43,71 en el promedio de los bancos de la city porteña.

El volumen de operaciones creció 13% al pactarse US$765 millones en el segmento de contado. Allí, la rueda transcurrió con renovada calma y la cotización del dólar se movió mayor a menor, al calor de las intervenciones oficiales y la recuperación del grueso de las monedas emergentes de la región.

"La estrategia oficial de intervenir en los mercados de futuros logró disipar la presión sobre el tipo de cambio, recortando levemente la suba que se instaló desde comienzos de esta semana", señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

Fernando Izzo, de ABC Mercado de Cambios, amplió: "El BCRA sigue interviniendo en el mercado de cambios y dinero, para mantener la calma de los precios. Para equilibrar la demanda de bancos y empresas, colocó futuros de dólar (NDF) a plazos cortos, pero con tasas altas, siendo julio al 59% de TNA y agosto a 57% TNA".

Este lunes, el FMI dio a conocer en su staff report la ampliación del tope de venta de contratos de futuros para la autoridad monetaria de US$1.000 millones a US$3.600 millones. Una herramienta que se suma a posibilidad de vender reservas en caso de corrida. Por eso, ayer, el presidente del Central, Guido Sandleris, se mostró confiado en que lograrán que la volatilidad cambiaria sea moderada a pesar del incremento de la demanda esperado por la cercanía de las PASO.

En el mercado, esperan que el contexto electoral y la baja en estacional de las liquidaciones del agro incremente las tensiones ante la fragilidad financiera local. Las proyecciones de la entidad con sede en Reconquista 266 es que en durante el segundo semestre habrá una oferta disponible de $16.000 millones, entre las subastas del Tesoro y el saldo comercial, para abastecer la creciente dolarización. A eso se sumarían las eventuales ventas de reservas.

En ese marco, la tasa de las Letras de Liquidez (Leliq) permaneció prácticamente estable. El BCRA convalidó una baja de apenas 6 puntos básicos hasta el 58,74%.

En el saldo de las dos subastas diarias de Leliq, la entidad liberó $19.200 millones. Así, la cantidad de dinero en circulación, que en la primera quincena de julio fue de $1,3531 billones, se alejó un poco más de la meta de base monetaria, establecida en $1,3432 billones. "El Central tendrá que incrementar la absorción de pesos para poder cumplirla en los próximos días", apuntó el analista financiero Christian Buteler.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos