La directora del Fondo Monetario Internacional ( FMI), Christine Lagarde, analizó los riesgos de la economía global y confió que se reducirán en los próximos seis meses las tensiones entre las primeras potencias del mundo, durante el Foro Económico de Astaná que se celebra en Nur-Sultán, capital de Kasadjistán. 

Durante el encuentro se refirió a riesgos como "las tensiones internacionales que abundan entre los principales actores del mundo, en particular, entre Estados Unidos y China" y además analizó el estado de las economías de Asia Central.

El Fondo Monetario espera "una reducción en las tensiones globales en los próximos seis meses", explicó Lagarde, aunque luego consideró que "no podemos estar absolutamente seguros".

El mes anterior, el organismo presentó sus últimas previsiones de crecimiento global, que redujo en dos décimas respecto a lo calculado en enero, hasta el 3,3 %.

Lagarde reiteró que ello no quiere decir que vaya a haber una recesión, pero sí una ralentización en comparación con el año pasado, cuando el PIB mundial avanzó un 3,6%.

La directora del Fondo expresó su optimismo en que la economía global recuperará el ritmo de crecimiento para volver al 3,6 % el año que viene, y abogó por la creación de condiciones idóneas "sin apretar el cinturón financiero y crear riesgos adicionales".