El Gobierno anunció superávit fiscal primario de $30.221 millones en el resultado de las cuentas públicas del primer semestre del año y de este modo, aseguró que logró "sobrecumplir" la meta fiscal del período. Además, presentó  la reforma impositiva que anticipó ayer el presidente Mauricio Macri.

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, divulgó en conferencia de prensa el resultado positivo de los primeros seis meses del incio del año y aseguró que se logró a pesar del déficit primario que se observó en junio, con un total de $6.598 millones. 

Como había analizado BAE Negocios, la fecha del anuncio se adelantó 10 días para que coincida con el aval del Fondo Monetario Internacional (FMI) de un nuevo desembolso por $5.400 millones. La meta fiscal era último requisito previo a la aprobación del organismo internacional.

Asimismo, el ministro señaló que " Argentina tiene un nivel de inversión muy baja en relación a su PBI que es del 15%; el  PBI de este año va a ser un poco más y el año que viene pensamos que va a llegar al 17%". Además, el funcionario enfatizó que cuando se habla de los sistemas de incentivos impositivos a invertir argentina "figura en el puesto 135 sobre 138 países y en el peso de los ingresos en lsa ganancias empresariales se ubica en el 138 sobre 138". 

Respecto a los impuestos de ganancias, mencionó que con las ganancias corporativas no distribuidas propondrán al congreso la "devolución anticipada de los saldos de IVA a favor de IVA por inversiones". "Hoy una empresa que invierte puede tomarle muchísimo tiempo recuperar ese IVA que ha pagado porque solo lo descuenta con sus ventas y con IVA".

Por lo que planteó un esquema en el que los primeros seis meses la compañía que no recuperó el IVA de sus inversiones tenga una devolución automática, lo que provocará una baja significativa en los costos financieros y desinmobilizará el capital del trabajo que "había quedado atrapado por el pago de impuestos". 

"Vamos a implementar un mínimo no imponible para la contribuciones patronales, vamos a incremetar el pago a cuenta de gananciua generado por impuesto sobre los creditos y debitos bancarios, es decir, que pretendemos que con el correr de los años el 100% del pago de impuesto a los creditos y debitos se tome a cuenta de ganancias con lo cual para la empresas que trabajan en el sector formal y q registran ganancias, el impuesto a los debitos y creditos simplemente va a ser un mecanismo de retencion", agregó. 

Según el Ejecutivo, la batería de medidas apunta a beneficiar a quienes reinviertan utilidades en la economía.