El Gobierno pondrá en marcha el proceso para continuar la senda de reducción de subsidios a los servicios públicos. Ayer convocó a dos audiencias públicas, en Bahía Blanca y Córdoba, previas al ajuste semestral del cuadro tarifario de gas. Una vez implementados los aumentos, que se calcula tendrán lugar en diciembre, en el Ministerio de Energía esperan que el porcentaje subsidiado de las boletas de gas caiga a 38% desde el 45% actual.

De acuerdo con las proyecciones oficiales, tras el ajuste el subsidio será por el 38% del valor total

Las audiencias se realizarán en Córdoba y Bahía Blanca, el 13 y 14 de noviembre, respectivamente, y corresponderán al debate por el cuadro tarifario nuevo para las distribuidoras Gasnor y Camuzzi Gas del Sur. El Gobierno dispuso que podrán participar de las audiencias “toda persona física o jurídica, pública o privada, que invoque un derecho subjetivo, interés simple o derecho de incidencia colectiva, cumpliendo los requisitos previstos en el Procedimiento de Audiencias Públicas”. Las concesionarias deberán presentar los nuevos cuadros tarifarios propuestos, junto con los cálculos de donde surjan los coeficientes de adecuación, “a fin de facilitar el acceso a la información de los interesados”, de acuerdo con lo establecido por Enargas.

El aumento de diciembre será el tercer paso en el proceso de eliminación de subsidios al gas dispuesto por el Ministerio de Energía en su proyecto de cuadro tarifario. Tras el revés en la Corte Suprema, que obligó a la cartera que encabeza Juan José Aranguren a diseñar una hoja de ruta mucho más gradual, el Gobierno estableció una eliminación de subsidios en siete pasos semestrales.

Hacia marzo de 2016 la porción de subsidios en las tarifas de gas alcanzaba el 81%, según los datos oficiales. Cuando se implementó el primer reajuste de octubre del año pasado, las boletas pasaron a estar subsidiadas en un 50% ya que el valor del millón de BTU pasó de 1,29 a 3,42 dó- lares. No representa esta cifra el precio final de las boletas ya que no están considerados los precios de distribución y transporte. El segundo reajuste, de abril de este año, llevó ese 50% a 45%, al habilitar un precio ponderado del millón de BTU de 3,77 dólares. Para este tercer paso, el precio del gas en el Punto de Ingreso al Sistema de Transporte (PIST) pasará a ser para el sector residencial de 4,19 dólares, lo que representaría una porción de 38% de subsidio sobre el valor de este componente de la boleta.

Hacia fines de 2018, siguiendo con la hoja de ruta oficial, el peso de los subsidios para las boletas de gas deberían haber bajado a 23%, quince puntos menos en los dos reajustes semestrales del año próximo. El objetivo último sería poder lograr un horizonte de subsidio cero hacia el final del mandato de Mauricio Macri: el precio proyectado, ya sin ayuda estatal sería de 6,80 dólares el millón de BTU. La excepción será el sector Patagónico, que tiene un régimen diferencial que le permitirá demorar la eliminación total de aporte estatal al precio del gas hasta fines de 2022.

  • Balance de los primeros nueve meses del año

Los subsidios del Estado nacional a sectores económicos alcanzaron en los primeros nueve meses del año a $181.486 millones, con una baja interanual del 14,4 por ciento, impulsada por el descenso del 35,3 por ciento de setiembre, según informó la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP).

La entidad destacó la “baja muy significativa“ de septiembre, debido a la retracción de las transferencias de carácter corriente, que tuvieron una caídas interanual del 38,7 por ciento, en especial las destinadas al sector energético, con un descenso del 51,6 por ciento.