El consumo masivo de los productos de la canasta básica (alimentos, bebidas, artículos de tocador y limpieza) vivió en marzo un derrumbe del 8,7% en volumen respecto de igual mes de 2018, de acuerdo con un informe de la consultora Scentia.

De esta forma, el primer trimestre mostró un profundo declive del 7,3%, en la comparación con los primeros tres meses del año pasado. Para Scentia, se trata de la peor medición en su trayectoria de tres años en el mercado. Uno de los registros más negativos había sido en agosto de 2016 pero observar una cifra tan baja "hay que retrotraerse a la crisis de 2002/03", explicó Osvaldo del Río, director de Scentia.

En el informe, se consigna como un factor atenuante que la base de comparación fue alta, "dado que los tres primeros meses de 2018 fueron con valores positivos y marzo en especial (+4,8%)". Asimismo, se estableció que marzo del año pasado había tenido las Fiestas Pascuas, mientras en 2019 se festejarán esta semana.

Algunos datos destacables del trabajo son que el canal de los autoservicios continúa con caídas más negativas que las cadenas de supermercados. En el primer caso, el consumo se precipitó en marzo un 10% y en las grandes superficies comerciales, un 7,2 por ciento.

Los autoservicios tuvieron la baja más pronunciada en el área metropolitana, mientras que los hipermercados venden menos en el interior de la Argentina. El índice de precios promedio ponderado, ha mantenido el mismo valor que el mes anterior, 51,8% más alto respecto de marzo 2018.

Otro fenómeno alarmante es que "todas las canastas muestran valores negativos, especialmente Limpieza de ropa y hogar; y Bebidas sin alcohol". Ya no se salva la categoría de bebidas con alcohol que venía esquivando la crisis del consumo. Las transacciones sufrieron una retracción en Autoservicios Independientes de -5% y en las cadenas -0,1% con respecto a marzo de 2018. En cuanto a los valores de los tickets promedio, "siguen creciendo en menor medida que la inflación, pero los autoservicios a pesar de caer más en unidades, tienen una variación mayor que las cadenas. Seguramente la diferencia de precio entre estos canales explique esto", indica la consultora.