La Corte Suprema volvió a fallar ayer a favor de San Luis en el reclamo por la coparticipación y ordenó devolverle a la provincia gobernada por Alberto Rodríguez Saá $15.000 millones. De esta manera, el máximo tribunal le abrió la puerta a Santa Fe, que también mantiene una disputa judicial con la Nación por fondos retenidos indebidamente aunque en este caso la cifra llegaría a los $60.000 millones, de acuerdo a estimaciones del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf), por lo que entre las dos sumarían el 15% del ajuste necesario para alcanzar la meta de déficit cero.

Fuentes del ministerio de Hacienda consultadas por BAE Negocios señalaron que "vamos a acatar" la decisión, que consideran que "no afecta la meta fiscal". "El fallo no habla de plazos, esperamos llegar a un acuerdo para pagarlo más adelante", anticiparon desde la cartera conducida por Nicolás Dujovne.

En ese sentido, remarcaron que "buscamos varias veces sentarnos a negociar por este tema, pero no hubo respuesta. Ahora vamos a volver a convocarlos".

El dictamen firmado por los jueces Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Horacio Rosatti plantea que San Luis no suscribió ni al "Programa Federal de Desendeudamiento de las Provincias Argentinas" de 2010 ni al consenso fiscal de 2017, en donde se utilizaba una tasa del 6% anual para la cancelación de las deudas, que el Ejecutivo pretendía utilizar para actualizar el monto en discusión. En cambio, el gobierno puntano consideraba que se debía usar la tasa de interés activa del Banco Nación.

Finalmente, la Corte optó por la tasa de interés pasiva promedio del Banco Central, aunque aclaró que los intereses no son capitalizables.

Lo cierto es que el tribunal supremo ya había fallado a favor de la devolución del 15% retenida desde el 2006 a San Luis unos días antes de la asunción de Mauricio Macri, al considerar inconstitucional un artículo del Presupuesto de ese año que prorrogaba la detracción establecida durante la Convertibilidad cuando se estableció el régimen de las AFJP. Sin embargo, había dejado la libertad a las partes para que definieran mediante un acuerdo el mecanismo para estimar los intereses, que después de tres años no logró avanzar.

De todas formas, el plato fuerte vendrá con el fallo de Santa Fe, que según el Iaraf podría conseguir unos $60.000 millones, por el alto coeficiente de coparticipación que tiene esa provincia. Así, entre las dos insumirían un gasto extra de $75.000 millones no contemplado en el Presupuesto, equivalentes al 15% del esfuerzo fiscal necesario para alcanzar el déficit cero.

Respecto a la proporción que representan estas sumas sobre los recursos, en el caso de San Luis le permitiría duplicar su gasto en personal o subir 77% los desembolsos en obra pública, en tanto en Santa Fe el porcentaje llega al 61% y 141%, respectivamente, comparó el think tank cordobés.

En noviembre del año pasado, la Corte le había enviado otro mensaje al presidente Mauricio Macri cuando falló a favor de la Pampa en el litigio por el 1,9% que se descontaba de los fondos coparticipables para financiar a la Anses, por el que también ordenó la devolución de unos $2.000 millones.

Mientras tanto, el resto de las provincias, que sí firmaron el pacto fiscal, reciben la devolución del 15% a razón de un 3% por año hasta el 2020.