En un mensaje dirigido a la clase media y el presidente Mauricio Macri volverá a darle hoy un impulso fuerte a los créditos hipotecarios UVA a través de un nuevo relanzamiento del Plan Procrear. En el gobierno planean bajarle impuestos a las constructoras que se dirijan a ese segmento para que aumenten sus inversiones. En los hechos, el anunció servirá también para el Gobierno logre descomprimir la suba sobre las cuotas de los créditos UVA, golpeadas por el aumento de la devaluación y la disparada del dolar. Para eso el Gobierno volverá a usar el Coeficiente de Variación Salarial (CVS), que mide la evolución de los salarios, como instrumento de medición y contención. En rigor, el Gobierno busca que los CVS funcionen como un freno a los aumentos en los créditos UVA, ya que estos no podrán aumentar 10 puntos por encima del salario, medido a través del CVS. Lo cierto es que gran parte de las ideas para darle un nuevo impulso a la construcción, que surgen de la Secretaría de Vivienda y Hábitat que conduce Ivan Kerr, buscaron un modelo que sume también a los privados para que no sea sólo el Estado quien financie la construcción. De esta manera se espera que hoy se anuncien nuevas formas de caución y financiamiento para desarrolladores que permitan, junto a la inversión público privada, aumentar la oferta de viviendas. En cuanto a los alquileres, el oficialismo buscará aprobar en Diputados (ya tiene media sanción del Senado) la ley de alquileres, que propone cambios en los contratos de alquiler e introduce el CVS como método de actualización de precios al año para los alquileres por abajo de los $23.000 al mes.