El Ministerio de Hacienda emitió ayer dos Letras del Tesoro capitalizables (Lecap) en pesos por un total de $50.000 millones y de esta manera consiguió los fondos necesarios para cancelar compromisos por la misma magnitud que debe afrontar el 31 de enero, en concepto de una colocación del mismo instrumento realizada en septiembre pasado.

Se trata de la tercera renovación del 100% al hilo en lo que va del año por parte del Gobierno, lo cual confirma por un lado que los inversores continúan con su apuesta por el carry trade y, por el otro, que el "veranito" financiero observado en lo que va de enero se prolongará hasta mayo, siempre y cuando el contexto internacional ayude, señalan en el mercado.

En esta ocasión, el Tesoro ofrecía una reapertura de Lecap con vencimiento al 30 de abril al 4% nominal mensual, la cual tuvo ofertas por $38.053 millones, de los cuáles se adjudicaron $25.000 millones a una tasa efectiva de retorno del 46,14% anual (39,79% nominal). Por su parte, la otra Letra que durará hasta el 31 de julio de 2020 obtuvo intenciones de suscripción por $48.157 millones, de los que también se colocaron $25.000 millones al 37,19% (40,46% nominal).

“Quedan tres meses seguro para devengar tasa”, planteó Chiesa, de Portfolio Personal

Desde Hacienda destacaron que el título a más largo plazo, que se cancelará dentro del próximo Gobierno, obtuvo un mayor interés que el que vencía en 2019. En la cartera de Nicolás Dujovne también consideraron que la tasa obtenida en la Lecap a 90 días "muestra un exceso de demanda de papel de corto plazo en pesos, en linea con la recuperación vista en la industria local de Fondos Comunes de Inversión".

"El total de 2.859 órdenes muestra que si bien estos instrumentos tienen un sesgo natural de inversores institucionales en comparación con las Letes en dólares, hubo una alta participación de minoristas que empiezan a recuperar la confianza en instrumentos en pesos", precisaron fuentes oficiales.

El managing director de Portfolio Personal, Nicolás Chiesa, señaló que al observar la curva de rendimientos, las Lecap deberían estar en torno al 38% pero "como el dólar está por debajo del piso de la banda, te iban a pedir más si había órdenes de afuera". "Se nota que en el mercado hay pesos dando vueltas sin querer ir al dólar y están dispuestos a hacer un carry diario con un título corto", planteó.

Amilcar Collante, del Centro de Estudios Económicos del Sur (Cesur), consideró que el apetito por estos instrumentos refleja que "el crédito privado está muerto" y el Gobierno puede aprovechar para captar parte de esos fondos y así "acomodar el programa financiero para sus necesidades en pesos", con el mercado externo cerrado.

"Hasta abril, el panorama pinta bastante tranquilo, de no mediar un shock externo", añadió Collante. "Si en algún caso las Letes en dólares se empiezan a renovar por debajo del 100%, el Gobierno puede utilizar las reservas con el préstamo del Fondo", puntualizó. En ese marco, se espera que Hacienda salga a vender hasta u$s11.000 millones de los desembolsos que hizo el organismo de crédito multilateral para cubrir sus necesidades de caja, que aún no utilizó.

En tanto, para Chiesa "hasta mayo vamos a estar tranquilos". "Quedan tres meses seguro para devengar tasa, siempre y cuando el contexto internacional nos acompañe", aseguró. A partir de entonces, el factor de las elecciones comenzará a jugar a la hora de definir el portafolio de inversores y ahorristas.