El mercado espera que mañana el Banco Central vuelva a subir las tasas de Lebac, en línea con la política más contractiva que comenzó a aplicar luego de las elecciones legislativas con el fin de paliar los efectos de los futuros aumentos de tarifas y encauzar la inflación hacia la meta del 10% (+/- 2%) del próximo año.

Analistas prevén que la entidad que preside Federico Sturzenegger convalide el fuerte envión alcista que registraron los rendimientos de las letras internas del BCRA en el mercado secundario desde que ese organismo decidió elevar el centro del corredor de pases a 7 días en un total de 250 puntos básicos en sólo 14 días.

Las tasas de las Lebac ajustaron el viernes pasado levemente a la baja después de superar el 30% durante la semana. El retorno de la letra que vence mañana cerró en el 27,85%, mientras que en el tramo medio de la curva los rendimientos alcanzaron el 29,60% y en los plazos más largos llegaron a 29,65 por ciento.

En la licitación del mes pasado, las tasas de corte se habían ubicado en el 26,50% para el plazo más corto (28 días) y en el 27,35% para los vencimientos de 2018.

Según el analista financiero Christian Buteler, el Central se va a ver obligado a convalidar la suba de tasas del mercado secundario ya que los inversores le van a exigir mayores rendimientos.

Respecto de la preocupación que despierta esta suba de tasas en el sector industrial, que teme que esto termine encareciendo los costos de financiamiento y con ello frenando la recuperación económica de los últimos meses, el analista señaló que el compromiso del Central es con la inflación, no con el crecimiento.

“Obviamente no van a querer afectar la recuperación que estamos viendo pero son los riesgos que corre, lo sabe y los acepta. La meta del 2018 es mucho más exigente y debe hacer todo el esfuerzo necesario para ingresar al nuevo año con el menor arrastre posible”, completó Buteler.

En tanto, Augusto Posleman, director de Portfolio Personal, señala que “la súper tasa de las Lebac tiene dos aristas”. “Para el inversor es un gran negocio, es una oportunidad que no se puede dejar pasar pero desde el punto de vista de la actividad es un freno de mano para la reactivación que estamos viendo”, indicó.

Analistas coinciden en que los efectos de la suba de combustibles, el alza en las tarifas de los servicios públicos que fue pospuesta para luego de las elecciones y las negociaciones paritarias del próximo año harán que las tasas se mantengan altas por bastante tiempo.

Mañana se conocerá el Índice de Precios al Consumidor (IPC) de octubre del Indec, un dato que será clave para definir el accionar del BCRA en los próximos meses.

Durante su participación el viernes en la reunión anual de la Asociación Económica de América Latina y el Caribe (Lacea) y la Sociedad Econométrica de América Latina (Lames), Sturzenegger afirmó que la política monetaria “es como un auto que cuando movés el volante, se mueve 7 cuadras después”.

“Si estas en una autopista, como en USA, tenés tiempo para corregir, pero en Argentina tenés mil curvas y obstáculos”, agregó.