Las expectativas que generó el cambio de Gobierno, reforzadas en los últimos meses por el apoyo conseguido por Cambiemos en las PASO, lograron ubicar al riesgo país argentino en su nivel más bajo desde 2007.

Con rendimientos atractivos en comparación al resto de lo

s países de la región, los bonos de la deuda nacional en dólares siguen muy demandados tanto por inversores extranjeros como locales, achicando así cada vez más su diferencial de tasas con sus pares de Estados Unidos.

En lo que va del año, el índice de riesgo país de Argentina (EMBI +) que elabora JP Morgan acumula una caída de casi 25 por ciento.

Si bien en el mercado esperan que los spreads de los bonos argentinos respecto de los títulos del resto de la región continúe reduciéndose, la posibilidad de que John Taylor sea el sucesor de Janet Yellen en la presidencia de la Reserva Federal podría acelerar la suba de tasas en EE.UU. y con eso reducir el ritmo de baja del riesgo país local.

Ayer los títulos públicos en dólares tuvieron caídas apenas marginales -0,01% promedio para los cortos y 0,17% para los de largo plazo- a pesar de la generalizada toma de ganancias sobre las acciones locales y el repunte de la tasa de los bonos del Tesoro estadounidense.

Según el economista Gustavo Ber, la firmeza que sigue mostrando la renta fija en moneda estadounidense se debe a que “crecen las especulaciones de que las califi cadoras de riesgo estarían cerca de anunciar un upgrade crediticio hacia la deuda, lo cual está siendo anticipado por los inversores y de ahí la fuerte contracción del riesgo país”.

El índice EMBI + de JP Morgan cayó ayer a 342 puntos para la Argentina, acortando su distancia con su principal socio comercial, Brasil, a 106 puntos básicos.

La caída del riesgo país local aumentó su ritmo tras el resultado de las PASO, que dejó bien parado al ofi cialismo de cara a las elecciones legislativas del próximo domingo. Así, desde las primarias hasta hoy, el índice acumula una baja de 75 puntos básicos. Antes de las PASO, la diferencia entre el EMBI+ de Argentina y el de Brasil rondaba los 200 puntos.

A pesar de las atractivas tasas que ofrecen hoy los bonos argentinos -hasta 6% en dólares los de más largo plazo-, Lucas Gardiner, director de Portfolio Personal, señala que “habrá que acostumbrarse a que bajen los rendimientos que tiene hoy Argentina frente a la región, el spread tendría que ir reduciéndose cada vez más”.

Para quienes estén pensando en aprovechar los retornos de la deuda local, el especialista recomienda “tener un poco de cuidado en plazos más largos, con duration de 10 a 12 años, que son instrumentos más expuestos a la volatilidad, particularmente si hay suba de tasas en EE.UU.”

“Pareciera ser ahora mejor el mediano plazo que pararse a más largo plazo, especialmente para el inversor promedio”, indicó Gardiner. La tasa de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años subió ayer 4 puntos básicos, a 2,34%, por la expectativa de que John Taylor, que es catalogado como un “halcón” por el mercado, sea el sucesor de Yellen en la FED y esto acelere el endurecimiento monetario por parte del organismo.

  • El dólar se mantuvo estable

A sólo dos ruedas de las elecciones legislativas, el dólar se mantuvo equilibrado ayer, en un mercado al que no parece preocuparle por ahora el valor de la divisa.

El tipo de cambio mayorista cerró ayer 17,35 pesos, apenas 1,5 centavos por encima del martes, mientras que en las pizarras de los bancos cerró a un promedio de 17,62 pesos.

“La tranquilidad y la apatía siguen dominando el escenario local y auguran por ahora pocos cambios de acá al fi n de la presente semana, antes de las elecciones parlamentarias del próximo domingo”, señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

En el mercado secundario de Lebac, las tasas registraron leves bajas tras la licitación del martes.