El fuerte retroceso de los mercados globales impactó en los activos locales, que tuvieron ayer su segundo día seguido en baja. Las acciones líderes se hundieron en la Bolsa porteña 2,2% y el riesgo país subió 2,5% a 668 puntos ante la caída de los títulos de deuda argentinos. Sin viento de cola externo, la mejora de las finanzas locales entró en pausa. Así, los analistas creen que la continuidad del veranito estará atada al humor de los inversores internacionales.

El índice S&P Merval cayó por segundo día consecutivo hasta los 35.929 puntos. Central Puerto (4,3%), Transener (3,7%) e YPF (3,6%) marcaron las mayores bajas. La toma de ganancias era previsible luego del rally alcista de comienzos de año que llevó a la Bolsa a marcar su récord en pesos y a recuperar parte de lo perdido en dólares el año pasado por la devaluación. Un alza impulsada por el mejor clima global que hizo que los capitales vuelvan a fluir hacia los mercados emergentes, en particular hacia la región, que tuvo importantes ganancias.

Los principales bonos que cotizan en moneda dura también vivieron ayer una mala jornada con caídas de hasta 1,6%. Así, el riesgo país, que mide el JP Morgan, subió 2,5% a 668 puntos. Un nivel muy elevado aunque alejado del pico de 837 puntos que tocó en diciembre.

La clave del mal día fueron las malas nuevas desde exterior. Wall Street tuvo una importante caída golpeada por las renovadas tensiones entre Estados Unidos y China, y la baja en las proyecciones de crecimiento de Europa, que se sumaron a la incertidumbre por el Brexit y la desaceleración china. Los fondos especulativos decidieron alejarse de las posiciones de riesgo y los países emergentes lo sufrieron. "Hay una toma de ganancias externa que contagia a los activos domésticos, tras la fuerte recuperación ensayada en lo que va del año. Los emergentes están devolviendo terreno tanto en sus activos como sus monedas, que se están depreciando, como ocurrió con el peso en los últimos días", señaló el economista Gustavo Ber.

¿Es sólo un respiro o se revierte la tendencia favorable que primó desde el inicio de 2019? Los analistas sostienen que de esa respuesta dependerá la continuidad del veranito pero que habrá que esperar para saberlo.

"El veranito financiero fue principalmente por lo que sucedió afuera. Tendremos que ver cómo evoluciona para saber si esto es simplemente una toma de ganancia después de una fuerte suba o si se vuelve a la tendencia de 2018. El año pasado lo cerramos muy golpeados en la mayoría de los mercados y los fundamentals mucho no cambiaron desde ese momento hasta el día de hoy", consideró el analista financiero Christian Buteler.

Para Ber, "ahora todo dependerá del viento externo, más allá de que el calendario electoral comenzará a pesar cada vez más".

Buteler coincidió: "En cualquier caso, lo que pase en estas semanas va a estar muy ligado a qué apetito por el riesgo haya en los mercados. Pero a medida que nos acerquemos a las elecciones, van a empezar a impactar las encuestas. Para los mercados no va a ser lo mismo un Macri favorito que si el oficialismo la tiene que correr de atrás. Eso, hacia fines de marzo o principios de abril, va a empezar a pegar en el dólar y en el riesgo país. No veo que esté pegando hoy porque todavía prima lo internacional por sobre lo local".