El Ministerio de Energía dará marcha con la resolución 435-E/2017 la cual aplicaba una baja del 29% en el bioetanol a base de azúcar que pagan las petroleras para cumplir con el corte del 12% en su mezcla con la nafta. El nuevo porcentaje será del 15% la cual se llevará acabo en dos tramos de 7,5 por ciento.

La modificación surgió luego que los técnicos del Centro Azucarero Argentino acercaran a los funcionarios de la cartera los nú- meros de la actividad que según fuentes tanto privadas como oficiales adelantaron que cambiará al 15 por ciento. Para esto se publicará una nueva resolución.

Sin embargo la medida no conforma al sector dado que cualquier reducción en el precio recién debe fijarse a partir del primero de junio del año que viene que es cuando se inicia la nueva zafra. Energía plantea que el cambio se aplique directamente este año algo que pondría en jaque al sector dado que ya tienen diseñado el plan de producción y prácticamente la mercadería esta vendida con un precio ya establecido.

Desde la industria prefirieron no emitir opinión hasta tanto no vean la nueva resolución. Pero reconocen que cualquier será el número el problema pasa porque se hizo una nueva fórmula que no está establecida en la ley 26.903, que establece costo más utilidades razonables, el cual no tuvo en cuenta por el Ejecutivo.

Para la Cámara de Alcoholes, la decisión del Gobierno atenta contra el principio de seguridad jurídica, dado que las empresas bioetanoleras y azucareras realizaron inversiones sobre la base de un escenario previsto en la ley hasta el 2021, y en cuestión de horas ese escenario cambió por una decisión inconsulta del Ministerio de Energía.

Vale recordar que apenas salió la resolución, YPF anunció la baja del 1,5% en la nafta. Esto es porque compró más barato el bioetanol. Es sabido además que las petroleras no están a favor de que se aumenten los cortes aunque lo aceptaría sólo si tiene accesibilidad a grandes plantas con lo cual le compraría solo a no mas de tres empresas, que tienen una buena relación con el gobierno. De esta forma se evitaría todo el gasto de logística y transporte.

Además la modificación “unilateral” en las condiciones de venta de bioetanol a las empresas petroleras, también supone una contradicción con el objetivo del Plan Belgrano que el gobierno sostiene desde su inicio y que supuestamente busca “saldar la deuda histórica que la Argentina tiene con las 10 provincias del norte y su gente”, dijo en un comunicado la Cámara.

La baja en el precio del bioetanol generará pérdidas millonarias al NOA, que se trasladarán a los más de 6.000 cañeros, proveedores, contratistas, trabajadores y a todas las actividades económicas relacionadas con esta industria señera incluyendo a los Estados Provinciales.

En pocas palabras el sector pide que se respete no sólo la seguridad jurídica sino también las inversiones programadas. De confirmarse el cambio en la fórmula, es la quiebra de la actividad azucarera. Muchos ya plantean recurrir a la Corte Suprema.