Se cayó oficialmente el último de los pilares del plan Sandleris. El Banco Central habilitó un crecimiento de la base monetaria de 2,5% en septiembre y octubre. La "emisión cero" acordada con el FMI ya no corre más.

En paralelo, la entidad decidió subir el piso de la tasa de política monetaria del actual 58% a 78% este mes, "durante el pico inflacionario", y llevarla al 68% en octubre.

La medida deja al descubierto la imposibilidad del BCRA de alcanzar nuevamente la meta de crecimiento de la base monetaria este mes; ya había incumplido el objetivo del bimestre julio-agosto pese a haber modificado la forma de medición.

Según el BCRA, "el Comité de Política Monetaria (Copom) decidió adecuar el esquema monetario a la nueva coyuntura económica para retomar el proceso de desinflación a partir de octubre".

El Central señala que la aceleración de la inflación que generó la fuerte devaluación de agosto hizo caer la oferta real de dinero, mientras que las restricciones cambiarias aplicadas por el Gobierno en septiembre permiten proyectar una demanda de dinero sostenida. Es por esto que, para no generar un ajuste mayor de liquidez en un contexto en el que los pesos no abundan, considera necesario actualizar las metas de base monetaria establecidas originalmente.

"En línea con las proyecciones de demanda de dinero del BCRA, las nuevas metas contemplan un crecimiento de la base monetaria del 2,5% mensual en septiembre y octubre. En el caso de septiembre, la variación se considera respecto de la meta bimestral de julio-agosto, quedando la meta de base monetaria para el corriente mes en 1.377 mil millones de pesos", señaló el Copom a través de un comunicado difundido ayer.

Las metas, indicó, serán ajustadas de acuerdo a las operaciones cambiarias netas que realice el Central desde el día de ayer.

La entidad monetaria no obstante reconoció que en el contexto económico actual las proyecciones respecto a la demanda de dinero "pueden perder precisión", por lo que para asegurar el carácter contractivo de su política monetaria decidió a la vez incrementar el piso de la tasa de las Leliq a 7 días a 78% en septiembre, durante "el pico inflacionario", y llevarla a 68% en octubre. Así, echó por tierra las expectativas de aquellos que se ilusionaban con la posibilidad de que, debido a los controles cambiarios, se pudiera producir un rápido retorno de la tasa a los niveles previos a las PASO.

La de ayer fue la segunda vez que el BCRA decide "acomodar" las metas de base monetaria acordadas con el FMI. La primera fue en julio, cuando para evitar el incumplimiento del objetivo de ese mes decidió cambiar la medición de mensual a bimestral. Pese a esta modificación, tampoco pudo lograrlo.

Ayer, lejos del tono optimista de otros tiempos, el FMI emitió un escueto comunicado en relación a la determinación del Copom. "El BCRA anunció nuevas metas monetarias hoy, Esperamos que las reuniones con las autoridades argentinas en las próximas semanas sean una oportunidad para dialogar (sobre estos y otros temas). El personal del FMI sigue comprometido con Argentina y continúa trabajando para abordar la difícil situación que enfrenta la Argentina", indicó.

El ministro de Hacienda, Hernán Lacunza, viajará sobre el final de este mes a Washington para reunirse con las autoridades del organismo de crédito multilateral.

Ver más productos

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

Roma está poblada de aborígenes

Roma está poblada de aborígenes

Ver más productos