El encuentro que mantuvo el pasado miércoles el candidato a gobernador bonaerense del Frente de Todos, Axel Kicillof, y las autoridades de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), sirvió para "calmar los miedos" que existen en la entidad sobre la posibilidad de la aplicación de políticas en contra del campo.

La reunión, que contó con la plana mayor de Carbap y que duró cerca de dos horas, dejó en claro que Kicillof buscará instalar "políticas productivas y segmentadas" no sólo para el campo sino para todos los sectores bonaerenses.

Según fuentes que participaron del encuentro "hubo debate de ambos lados, pero siempre en buenos términos y respeto".

Sin embargo en las conclusiones que sacaron los dirigentes rurales quedó la sensación "de que las políticas para el campo estarán del lado de la segmentación diferenciando al grande del chico y en defensa del mercado interno".

Esto que no es compartido por Carbap es celebrado por Federación Agraria que recibió a Kicillof el pasado jueves en Pergamino junto a las cooperativas de la entidad.

"Las necesidades de los pequeños productores pasa por una relación distinta y que se entiende en políticas diferenciadas, financiamiento adecuado para las pequeños productores, ley de arrendamiento, segmentación de las retenciones, entre otros", dijo a BAE Negocios, el ex presidente de la FAA Omar Príncipe.