El juez federal Ariel Lijo rechazó cerrar el expediente de la causa penal que investiga la quita de una millonaria deuda que habría intentado hacer el Estado nacional al Correo Argentino durante la presidencia de Mauricio Macri, y en la que están siendo investigados funcionarios del Gobierno, entre ellos el exministro de Comunicaciones y actual de Defensa, Oscar Aguad.

De esa forma, Lijo se mostró contrario a los planteos realizados por el titular de la empresa Correo Argentino, Jaime Cibils Robirosa, y el abogado de la firma, Jaime Leonardo Kleidermacher, que apuntaban a anular todo lo actuado hasta el momento en la polémica causa penal que apunta a funcionarios clave del Gobierno. Ahí el principal imputado es Aguad.

Robirosa y Kleidermarcher habían solicitado el cierre directo de la causa por la supuesta "finalidad política" que residiría en el dictamen realizado por la fiscal Gabriela Boquín en la justicia comercial, y que después tomó el también fiscal Gerardo Pollicita, debido a que el expediente sigue su curso también en la justicia federal.

La familia Macri tomó el control de la empresa en 1997, cuando obtuvo la concesión para los siguientes 30 años. Sin embargo, el contrato se rescindió durante la presidencia de Néstor Kirchner, que adujo falta de pago en el canon comprometido. En ese momento arrancó una causa judicial por una deuda total de US$296 millones. Sin embargo, en junio de 2016, durante el gobierno del propio Macri, el Estado nacional acordó con la empresa una quita del 98,87% de la deuda. Al conocerse la información, el Gobierno dio marcha atrás.