La devaluación posterior a las PASO golpeó fuerte en la actividad económica. Los primeros indicadores adelantados del mes así lo demuestran: la recaudación cayó 7% real; la producción automotriz cayó 24,7% respecto al mismo mes del 2018, que a su vez había registrado una contracción de 20,6% respecto al de 2017; los despachos de cemento bajaron 6,7% versus septiembre del 2018, que ya había tenido una merma de 10,6% frente al de 2017; el Índice Construya se contrajo 6,7% interanual y 1,5% intermensual desestacionalizado; y las importaciones desde Brasil cayeron 27%.

Los últimos meses del año pasado dejaron una vara muy baja; aún así la economía pierde

Antes del nuevo round devaluatorio, la pregunta era cuándo iba a lograr tocar piso la economía. Ahora las esperanzas se licuaron, aunque cabe esperar que, por comparar con meses del año pasado que fueron muy malos, los números de las caídas esta vez sean algo menores. Lo peor aparece en el contraste con los niveles de 2017 o 2015. Ahí se ve que la producción automotriz cayó 47,8% en cuatro años. En septiembre de 2015 se produjeron 52.977 automóviles y durante el mes pasado esa cantidad cayó hasta 27.687 unidades. Algo similar se observa en los despachos de cemento, que cayeron 16,6% en los últimos cuatro años. El Índice Construya dio una baja de 21,1% contra septiembre del 2015.

También la demanda energética de las industrias cayó 5,7% versús los niveles de 2015. Cabe destacar que siempre el consumo eléctrico baja menos que la producción, porque aunque fabrique menos, mientras abra sus puertas una planta debe encender máquinas y consumir energía. Lo explicó la economista Agustina Gallardo: "En general es relativamente difícil ajustar el consumo eléctrico a la escala de producción porque la maquinaria se enciende igual. Por eso es difícil encarar programas de eficiencia energética en condiciones como estas".

El 5,7% en la comparación con septiembre de 2015 da cuenta de una contracción más fuerte en la producción industrial. La serie desestacionalizada del IPI del Indec llega hasta enero del 2016 y da cuenta de una baja superior al 10% en la producción.

El economista Leandro Mora Alfonsín destacó que la industria ya registró 16 meses de caída en los datos oficiales, en una dinámica que parece no detenerse, incluso al comparar con meses de 2018 que dejaron una base muy fácil de superar. "En agosto hubo continuidad a la baja y el tema es septiembre y octubre, cómo se acomodó la industria a los nuevos valores de la economía. Habrá continuidad en la caída y lo destacable es que comparamos con los peores meses de la crisis. Y aún así no levanta; está muy persistente", dijo.

La devaluación post PASO licuó las esperanzas de que la economía toque piso

Las principales causas aparecen por el lado de los tarifazos, que afectaron a los costos; la caída del consumo interno, que pegó en la facturación por la baja del salario real; la alta tasa de interés, que generó la virtual desaparición del crédito tanto para invertir como para sostener el capital de trabajo; y la apertura de las importaciones que, con las pyme volcadas mayormente al mercado interno, generó competencia en un medio ambiente ya de por sí contractivo.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos