La deuda pública triplica las exportaciones argentinas y los intereses pagados ya superan el 12% de los recursos tributarios totales, dos números inéditos en los últimos 15 años. De acuerdo a los últimos datos oficiales publicados por el Ministerio de Finanzas, el pasivo total del Estado alcanzó en 2017 los 320.934 millones de dólares, un incremento de 33,3% desde fines de 2015.

La base de datos oficial, que difunde indicadores de sostenibilidad de la deuda pública, explicita que algunas de esas mediciones son las más altas en la última década y media, aunque no están en los niveles que tenían antes de la crisis de deuda de principios de siglo. La deuda en moneda extranjera medida como porcentaje de las exportaciones, por ejemplo, alcanzó durante el año pasado el 300%. El año anterior esta cifra superaba por poco el 250% mientras a fines de 2015 era de 212%. El incremento del stock de deuda se dio al mismo tiempo que las ventas al exterior no mostraron un estancamiento.

Otro indicador de la sustentabilidad de la deuda, el que mide los intereses y los servicios contra los ingresos públicos también registraron incremento fuerte en los últimos dos años. Los intereses pagados implican ya el 12% de la recaudación. Ese ratio creció cuatro puntos porcentuales desde 2015. Los servicios totales, por su parte, subieron notablemente desde 38,9% a 65,8% de los recursos tributarios. La medición más habitual, stock de deuda contra tamaño del producto bruto, indica un nivel de 57,1% y de 21% considerando solamente la deuda externa.

Más allá de que las cifras generales son las más altas en 15 años, los indicadores están aún lejos de los que se registraban antes de la crisis de deuda de 2001. En ese entonces, por ejemplo, la deuda representaba el 448% de las ventas al exterior y los servicios de deuda eran el 90% de la recaudación.