Los precios de los insumos ya comenzaron a mostrar el efecto de la depreciación del tipo de cambio, ya que en el primer mes de enero tuvieron un incremento de 4,6% para el caso del índice de precios internos mayoristas, que incluyen subas de 9,6% para productos primarios, entre ellos agropecuarios, pesqueros y petróleo y 2,7% de aumento para los bienes manufacturados. Los economistas esperan que estos indicadores reflejen lo que será el IPC de febrero, que será entonces más alto que el de enero no sólo por efecto de los ajustes de tarifas de transporte sino por el pass through de la devaluación.

Además de difundir el índice de precios al consumidor de enero, que marcó un 1,8% a nivel nacional y 1,5% el indicador núcleo (ver página 3), el Indec publicó los tres índices de precios mayoristas. Para el caso del IPIM, que mide la variación de precios de insumos (incluye IVA y otros impuestos internos), la suba fue de 4,6%, un salto de tres puntos porcentuales respecto a diciembre. Este mes fue más notorio el traspaso a precios de la apreciación del dólar que tiene lugar desde diciembre. Hace dos justo meses la divisa norteamericana se cotizaba a 17,85 pesos mientras que ayer cerró apenas por encima de 20 pesos aunque alcanzó un máximo de 20,36 pesos por dólar la semana pasada.

Productos primarios se encarecieron 9,6%; gas y petróleo subieron 15% en el primer mes del año

Los analistas creen que es un síntoma claro del movimiento del tipo de cambio. "Es esperable un pass-through elevado. Argentina cumple con condiciones necesarias para que ello suceda. Primero un entorno inflacionario alto; en segundo lugar una baja credibilidad del BCRA y del régimen monetario y tercero varios precios (por ejemplo insumos difundidos) referenciados al dólar", explicó Martín Alfie, economista jefe de la consultora Radar. Por su parte Federico Furiase, socio de Eco Go, opinó que "en Argentina estructuralmente el traslado a precios es alto porque los alimentos que componen la mesa de los argentinos se exportan, por lo que una suba del dólar se traslada fácilmente a los precios de alimentos".

En el análisis desagregado, los precios de productos primarios tuvieron un salto pronunciado de 9,6% y dentro de esta categoría se destacaron el petróleo crudo y el gas lo hicieron en un 15,1%, los productos agropecuarios lo hicieron 5,2% y los pesqueros 3,2%. Los productos manufacturados, por su parte, avanzaron en el primer mes del año 2,7% y la energía eléctrica se encareció 5,6%. En el anualizado mayorista, la mayor suba se produjo en el sector de energía eléctrica (95,4%) como así también, en menor escala, en petróleo crudo y gas (30,6%), a diferencia de los restantes rubros que se ubicaron en línea con el índice general de 22,4%, e incluso bastante por debajo, como en los casos de equipos y aparatos de radio y televisión (3%) y equipos para medicina e instrumentos de medición (7,9%).

"Por ahora no hay que alarmarse tampoco, el BCRA ya está actuando para moderar un poco el traslado a precios, que el dólar empiece a bajar después de las últimas subas y cuando los bancos públicos tuvieron que salir a vender, con esta pausa en la baja de tasas y algún aumento en la tasa del margen de las tasas de Lebac en el mercado secundario para descomprimir al dólar y el traslado a precios", consideró Furiase. Alfie, en tanto, cree que "el precio del dólar sigue siendo el más importante de la economía. Por lo tanto, la desregulación total de los movimientos de capitales y el mercado de cambios parece haber sido una medida bastante imprudente".

Ya antes de conocerse los índices de precios mayoristas, que suelen funcionar como un anticipo del índice de precio del mes siguiente, las consultoras marcaban estimaciones de suba de precios para febrero de entre 2,5% y 3%. Ayer Elypsis difundió que "para febrero prevemos un registro cercano al 2,5%. El registro elevado se explica principalmente por persistencia de la inflación núcleo y la fuerte incidencia de rubros regulados: Combustibles (aporte de 0,3 puntos), Electricidad (18%; incidencia de 0,5 puntos), Prepagas (4%; incidencia de 0,1 puntos) y la suba de Transporte público (15%; incidencia de 0,15 puntos), contemplando la implementación del sistema multimodal.