El desempeño de los bancos públicos no acompaña al de los privados. De hecho, en junio los estatales redujeron sus ganancias en un 76% interanual, mientras que los privados las mejoraron 138,3%. Los privados internacionales incluso las aumentaron 164%. El investigador del CEPA, Hernán Herrera destacó: "La brecha entre los bancos públicos y los privados extranjeros es enorme. Y esto es realmente muy grave si lo queremos relacionar con el buen manejo del Estado y los fondos de los bancos. Se trata de una transferencia de negocios y recursos. Es lógico que los bancos públicos no ganen lo mismo que los privados en una crisis, pero estos extremos sólo muestran una aversión a la regulación que está haciendo mucho daño".