La decisión del BCRA de “shockear” al mercado con una suba de 150 puntos bá- sicos en la tasa de política monetaria el martes, luego del repunte de la inflación en septiembre y los efectos que podría tener sobre los datos de octubre el aumento de las naftas del último lunes, empujó ayer al alza a los rendimientos de las Lebac.

La reacción ya había sido anticipada por analistas, quienes aclaran que por ahora no creen que este ajuste vaya a tener impacto en la recuperación económica.

La determinación del Central de llevar de 26,25% a 27,75% el centro del corredor de pases a 7 días fue tomada ayer con inesperada calma en la plaza cambiaria, donde el dólar apenas cayó un centavo.

La tasa de la Lebac de más corto plazo alcanzó ayer el 27,45% en el mercado secundario, 10 puntos básicos por encima del martes. Las subas más importantes fueron para letras que vencen en diciembre, enero y febrero próximos, que treparon 86, 75 y 100 puntos básicos respectivamente, y alcanzaron -en ese orden- rendimientos de 27,70%, 27,70% y 28,15 por ciento.

Los retornos de las Lebac de más largo plazo también se dispararon ayer, aunque moderaron su escalada sobre el final de la rueda y cerraron con avances de entre 60 y 65 puntos básicos. Según Nery Persichini, economista jefe en MB Inversiones, esta suba en el rendimiento de las Lebac “era esperable” después de la fuerte alza que aplicó el Banco Central a la tasa de pases el martes.

“Al subir la tasa de pases inducís a los bancos a rebalancear carteras, desarmando Lebac para migrar a pases. Sin embargo no fue un arbitraje puro, ya que la tasa de Lebac subió en una cuantía menor de lo que subieron los pases”, afirmó.

De cara a futuro, para Persichini el endurecimiento que está mostrando el BCRA por medio de tasas reales va a llevar a que los retornos de las Lebac se mantengan, por lo menos, en estos niveles. “Me parece que tasas más altas en el tramo corto y una curva más aplanada es un escenario muy probable para los próximos meses.

La concentración de los inversores va a estar en el tramo corto, de la mano de un Banco Central al que le cuesta bajar la infl ación”, agregó el economista. La autoridad monetaria vendió ayer $6.500 millones en el mercado secundario de Lebac, con foco principalmente en los plazos de diciembre y enero, en una plaza en la que se operaron ayer alrededor de $10.000 millones menos que el martes.

El dólar cayó tan sólo un centavo ayer, a $17,76 en las pizarras de los bancos y a $17,49 en el mercado mayorista.

“El efecto derivado de la modifi cación en el nivel de la tasa de interés dispuesta ayer (por el martes) por el Banco Central tuvo un efecto efímero en la cotización del dólar, que luego del impacto inicial volvió a los niveles registrados la rueda previa”, afirmó Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

  • El endurecimiento de la política del Central pegó en el Merval

El Merval cayó ayer un 0,47%, a 27.878,24 puntos, en sintonía con la caída generalizada de las principales Bolsas del mundo y luego de que el Banco Central decidiera subir en 150 puntos básicos su tasa de política monetaria.

Con este resultado, el principal índice de la Bolsa porteña quebró una racha de 4 sesiones consecutivas en alza, que lo habían llevado el martes a marcar un nuevo máximo en 28.009 unidades.

El retroceso de ayer estuvo acompañado por un volumen de negocios de $812 millones en acciones y encabezado por los papeles de San Miguel, que perdieron un 3,99%, luego de conocerse que la empresa perdió 15 millones de dólares por ataques informáticos. Por detrás se ubicaron Mirgor, que cayó 3%, y Siderar, que cedió 2,9 por ciento.

Mientras que algunos analistas destacaban que la baja del mercado porteño estuvo impulsada por la caída de las principales Bolsas del mundo, otros apuntaron a la suba en la tasa de referencia que dispuso el martes el BCRA.

“La baja obedeció a la fuerte suba de las tasas que implementó el Banco Central, llevándola a 27,75%, medida que se tomó más que nada para contener la infl ación”, indicó Eduardo Fernández, analista de Rava Bursátil.