El aumento de los combustibles del 4% que autorizó el Gobierno al dar marcha atrás con el congelamiento que había establecido en agosto impactó más fuerte en el interior del país, donde la nafta súper ya cuesta más de $50 por litro, mientras la premium supera los $56.

Por ejemplo, en Mar del Plata la petrolera estatal YPF vende la nafta súper a 50,08 pesos el litro. En tanto, el valor de la nafta premium quedó en $56,24, el del Diesel en $ 45,04, mientras que el Diesel Euro $54,19, según informó el diario "La Capital". 

En Misiones, en otro caso, el promedio de la nafta súper es de $52 pesos por litro, llegando a $57 las premium.

En tanto, en la provincia de Córdoba en las estaciones de servicio YPF la nafta súper se consigue 50,39 pesos por litro, mientras que la infinia a $56,24 y el gasoil pasó a $44,38.

Mientras esto sucede en el interior, en Capital Federal, YPF pasó a vender el litro de nafta súper a $45,49; la Infinia, $52,49; el gasoil común, 42,59 y el "premium", $48,84.

En el caso de Shell, los precios serán los siguientes: $45,91 para la nafta súper; $52,97 para la premium; $43,96 para el diésel y $49,92 para el diésel premium.

Axion venderá a $45,64 el litro de nafta súper; $52,92 la premium; $43,82 el diésel y $50,66 la versión premium.

En el Gran Buenos Aires las naftas, en todas sus categorías, se consiguen unos centavos más caros por los impuestos municipales.

Críticas gremiales

El senador nacional por Neuquén y titular del Sindicato de Petróleo y Gas Privado, Guillermo Pereyra, advirtió que el Gobierno "improvisa" en el mercado de combustibles, lo cual, aseguró, genera "desconfianza" en los inversores.

"Me preocupa la improvisación. Cuando ocurre este tipo de cosas (como el congelamiento de combustibles, que el Gobierno anunció por 90 días y duró mucho menos) se genera desconfianza", sostuvo el legislador.

Según Pereyra, "la actividad petrolera se mueve con el dólar, no con las monedas locales. Acá y en todo el mundo. Entonces, cuando se interviene el mercado, es cuando comienza la desconfianza".

En declaraciones radiales, el senador señaló que "con esta inestabilidad que sufre el país, los que invierten dicen vayamos a otro lado porque acá no hay seguridad jurídica y no podemos poner nuestros dólares . Este es el daño que se produjo y es lo que asusta a las inversiones". "Y sin inversiones no hay actividad. Es algo que le hace mucho mal a la Argentina", añadió.

"Estos últimos tiempos han sido terribles. No tienen rumbo ni planificado lo que van a hacer", cuestionó al Gobierno. Pereyra indicó además que el país debe "poner proa hacia el autoabastecimiento de combustibles", pero aseguró que eso "es imposible de hacer con tanta improvisación".