El Banco de la Nación Argentina (BNA) financiará junto con el Ente Nacional de Comunicaciones ( Enacom) y la Secretaría de Modernización la ejecución de proyectos tendientes a la mejora de la conectividad a nivel nacional, con especial énfasis en localidades pequeñas.

De cara a ese objetivo, se lanzará una línea de crédito específica, para inversiones y capital de trabajo, hasta 7 años de plazo y con 24 meses de gracia a partir del primer desembolso, cuya tasa de interés será bonificada en 10 puntos porcentuales por el Enacom, para lo que destinará un monto de 500 millones de pesos.

De esta forma, el tomador del préstamo abonará una tasa nominal anual de 2% en UVA, ya que el Banco Nación cobra en la actualidad una tasa fija de 12%.

Esta línea de crédito buscará favorecer inversiones en equipamiento, software y elementos asociados, materiales, insumos, infraestructura de telecomunicaciones y servicios de instalación y puesta en servicio de la misma, que tengan como finalidad el despliegue de redes para la prestación de servicios TIC, entre otras cuestiones.

Esta acción va a potenciar el cumplimiento de las metas del ambicioso Plan Nacional De Conectividad, permitiendo así que miles de argentinos puedan conectarse con servicios de calidad y estándares de velocidad internacionales.

El acuerdo fue suscripto por el presidente del BNA, Javier González Fraga; el secretario de Modernización, Andrés Ibarra; y la director del Enacom, Silvana Giudici.

"Hoy estamos ofreciendo alternativas financieras, para que pequeñas y medianas empresas que llevan la conectividad a los hogares más remotos del interior puedan seguir desarrollando su negocio y conectando a todos los argentinos. Vamos a seguir trabajando para asegurar las condiciones para que diferentes operadores puedan competir de modo eficaz y ofrecer un servicio de calidad a un precio accesible", señaló Ibarra.

Por otra parte, Giudici indicó que "con esta línea avanzamos con las micro, pequeñas y medianas empresas que tengan registro de servicio de valor agregado. Los montos destinados, de hasta $20 millones por proyecto, son para el despliegue y la actualización de las redes para la prestación de servicios TICs". 

"Tenemos que mejorar y hacer más competitivas nuestras redes. Por eso, parte de los fondos del servicio universal son destinados a la creación de un entramado de nueva generación dejando infraestructura donde no existe y llevando Internet donde hayan ciudadanos desconectados", señaló Giudici.

Por último, González Fraga sostuvo que “la conectividad es fundamental para el desarrollo" y aseguró que sin ella "no hay inclusión financiera. Esta iniciativa es muy positiva y es compatible con la promoción de los proyectos de turismo, vivienda y  en especial, la billetera móvil PIM 2.0, que impulsamos desde el Banco Nación para ser un banco cada vez más inclusivo y federal".