La continuidad de las lluvias en las provincias de Buenos Aires, Santa Fe, Córdoba y Entre Ríos, en donde se concentra el 45% de la producción de maíz, dejara en el campo 100.000 hectáreas sin sembrar. Esto signifi ca que un millón de toneladas dejarán de cosecharse. A valores actuales representan ingresos por u$s150 millones. El área sin plantar pasará a ser parte de la soja.

Un relevamiento de la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR), señaló que por las lluvias 100.000 hectáreas destinadas al maíz de la presente campaña pasaran a volcarse a la soja de primera que se llevará 60.000 hectáreas mientras que el resto al maíz de segunda, esta última de menor rendimiento que la primera.

“La ventana de siembra se achica y todavía falta por implantar casi el 20% de las 750.000 hectáreas estimadas al cereal”, informó la Bolsa que además destacó que “si bien se descuenta que se terminará haciendo, el problema pasa porque éstos tendrán su fl oración en los días de enero”, un mes en donde suele haber pocas lluvias lo que complicaría el rendimiento por hectárea.

Todo indica que estaría llegando para los próximos meses el fenómeno de la Niña, conocida por sus días secos. En materia de precios todo hace ver que el maíz se rinde frente a la soja. Sucede que “el cereal bajo mucho en el disponible y nada indica que vuelva a subir. Todo lo contrario se ve en la oleaginosa que fue mejorando, lo que la hace más rentable”, sostuvo desde Futuros y Opciones (FyO), Dante Romano.

Sucede que el escenario para el próximo año indica una mayor producción no sólo de Argentina sino también de Brasil y Estados Unidos, lo que hizo que los contratos a futuros se mantengan estables.

Por su parte la soja tiene el beneficio de la eliminación de los derechos de exportación desde enero próximo a razón de medio punto porcentual por mes. Lo que quiere decir que cuando se venda, el comoditie tendrá una retención del 27,5 por ciento. Este descuento ya es aplicado en los valores.

Un dato para seguir que aportó la consultora Globaltecnos pasa por la exportación. Al analizar las compras en el actual ciclo comercial, las mismas alcanzan 22,3 millones de toneladas, mientras que, en igual período de la campaña anterior, eran de 18,3 millones.

Una de las razones de estas compras para arriba, es el bajo precio en el mercado local, logrando así ser competitivos en el mercado internacional. En adelante, “es muy probable que el ritmo actual disminuya por ingreso de Estados Unidos y avance de Brasil en ventas”, adelantó el aná- lisis. Es decir que los envíos tenderán a disminuir.