Los precios de los combustibles en YPF aumentaron el sábado hasta 2,5%, mientras los de Shell avanzaron hasta 12%, lo cual pondrá más presión a la inflación.

Con el nuevo incremento, el litro de nafta súper en YPF pasó de $29,60 a $30,34, lo cual implica un ajuste de 2,5%; mientras el de la Infinia saltó 2,1%. Por su parte, Shell aplicó un incremento más marcado, de hasta 12%, tanto por los aspectos tributarios como por el impacto de la devaluación del peso.

Las petroleras argumentaron que la actualización de la tarifa se debe al incremento del impuesto a la transferencia de los combustibles (ITC) y el ajuste en el importe de biocombustibles.

En la misma línea, la compañía Massalín Particulares aumentará desde hoy un 6,5% en promedio los cigarrillos que comercializa para "hacer frente a una nueva estructura de su matriz de costos". En un comunicado, la firma atribuyó parcialmente el ajuste al incremento del 9% en el impuesto interno a los cigarrillos