En medio de la falta de confianza del mercado y la profundización de la crisis económica, el pedido de los gobernadores de suspender algunos puntos de la Reforma Tributaria para tener una mayor recaudación el año próximo y aminorar así el impacto del ajuste que propone el gobierno de Mauricio Macri tomó más fuerza en las últimas horas. El avance que desde la Casa Rosada pregonaban seis días atrás en la discusión del Presupuesto 2019 con las provincias quedó empantanada, más aún luego de que los mandatarios provinciales resolvieron unificar posiciones y recibieron el apoyo del senador nacional Miguel Ángel Pichetto y el referente del Frente Renovador Sergio Massa.

La correlación de fuerzas cambió. De eso terminaron de darse cuenta ayer los gobernadores después de escuchar el mensaje de menos de dos minutos del presidente en el que anunció un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional ( FMI) para que le adelante fondos del préstamo stand-by. La certeza llegó cuando el dólar trepó a $34,50. Aunque muchos de ellos ya olían que la situación de la Economía es más frágil de la que en Balcarce 50 admiten, desde el Poder Ejecutivo nacional habían logrado imponer que el recorte de $100 mil millones que está a cargo de las provincias pase por la eliminación del Fondo Federal Solidario (FOFESO) y el traspaso de los subsidios al transporte de pasajeros.

Por ahora, no sólo las negociaciones están frenadas, sino que además los mandatarios provinciales están decididos a insistir con "mejorar los ingresos en lugar de recortar gastos", aún cuando desde la administración central ya rechazaron esa propuesta. Algunas de las sugerencias son suspender la baja de Ganancias que tienen prevista para el año próximo y restituir el 1% de bienes personales para cuentas, sociedades y propiedades en el exterior.

Algo de eso hablaron ayer por la mañana los gobernadores Juan Manzur, de Tucumán; Gildo Insfrán, de Formosa; Mariano Arcioni, de Chubut; Alberto Rodríguez Saa, de San Luis; Carlos Verna, de La Pampa, con Massa y Pichetto en el encuentro del Consejo Federal de Inversiones (CFI). Más que escucharlos, los dos referentes del peronismo los alentaron para que unifiquen criterios ante el gobierno de la alianza Cambiemos. Los representantes de la CGT que participaron de la reunión sumaron su apoyo.

Según un ministro de Hacienda provincial, "la coyuntura económica y política cambió, por lo que hay que rediscutir todo lo que veníamos conversando, incluso algunos puntos de la Reforma Tributaria". Otro funcionario de la provincia de Buenos Aires admitió que las negociaciones están paralizadas. "No nos volvieron a convocar", apuntó.

Sin embargo, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, se encargó de subrayar que en el Ejecutivo nacional no están dispuestos a aumentar impuestos: "El cierre del Presupuesto en base a trabajar por el lado del gasto porque la Argentina tiene una estructura impositiva que asfixia al sector privado".