El dólar sobrerreaccionó ayer sobre el arranque de la sesión al límite a la tenencia de Leliq de las entidades financieras que impuso sobre el cierre de la semana pasada el Banco Central, pero la demanda no logró sostenerse y finalmente el tipo de cambio volvió a cerrar por debajo de la zona de no intervención.

La norma, emitida a última hora del viernes pasado por la autoridad monetaria, establece que desde mayo la posición neta diaria de los bancos en letras de liquidez y pases activos no podrá superar el 65% del promedio mensual de los depósitos de sus clientes en pesos o su responsabilidad patrimonial computable del mes anterior, luego de que en enero el BCRA registrara el ingreso de flujos financieros especulativos del exterior por parte de bancos dirigidos exclusivamente a la compra de Leliq.

"El dólar mayorista sufrió un cimbronazo y subió hasta tocar $38,60 en la primera hora de la jornada del mercado, demandado sin control creyendo los bancos que se iba a producir un cambio de cartera a la moneda norteamericana", señaló Fernando Izzo, director de ABC Mercado de Cambios y agregó que la medida del BCRA, que impactó al comienzo de la jornada, "no tuvo el sustento esperado por los operadores".

Analistas aclaran que son apenas entre 3 y 4 bancos los que se encontrarían excedidos de acuerdo a la nueva normativa, que busca reducir el impacto de capitales especulativos en el mercado cambiario.

Después del repunte inicial, finalmente la divisa estadounidense retrocedió varios escalones y cerró a $37,91 en la plaza mayorista, apenas seis centavos arriba del viernes pasado, y a un promedio de 39,07 en las pizarras, 17 centavos por encima de la rueda anterior.

Por ahora, en un contexto internacional más amigable para las monedas emergentes luego de que la Reserva Federal decidiera poner en pausa la suba de las tasas de interés, expectativas de inflación ancladas y todavía con varios meses para las elecciones presidenciales por delante, el negocio para los inversores parece seguir pasando por las tasas de interés. El BCRA colocó ayer $190.000 millones en Leliq, contra un vencimiento de $180.000 millones, lo que resultó en una nueva reducción de la base monetaria (la novena consecutiva), esta vez por $8.368,9 millones.

EL Central volvió además a convalidar tasas más bajas. El retorno promedio de las letras de liquidez a 7 días cayó 109 puntos básicos, hasta 45,15 por ciento. En el mercado creen que la baja podría desacelerar su ritmo en los próximos días, con un primer piso en torno al 40 por ciento.

"Esperamos continuidad en la reducción de las tasas (aunque quizás a un ritmo menor al de las últimas semanas), y un tipo de cambio que se mantendrá operando por debajo ûo en su defecto, coincidiendo con el piso- de la banda de no intervención", señaló Matías Roig, Director de Portfolio Personal Inversiones.