Los bonos respondieron con bajas de hasta 2% a la decisión del Gobierno de establecer un gravamen del 15% para la renta financiera obtenida por las colocaciones en UVA, CER y moneda extranjera y del 5% para las colocaciones en pesos sin cláusula de ajuste, una medida que fue duramente criticada por el mercado.

Analistas advierten que el nuevo impuesto podría empujar las tasas al alza, incrementando los costos de financiamiento para el Estado, y aumentar la presión alcista sobre el dólar.

“En el caso de los bonos en dólares podría haber cierto arbitraje en línea con un mercado que le pide algo más de tasa interna de retorno (TIR) frente al mismo riesgo para compensar el impuesto; mientras que en el caso de los activos en pesos, si bien es menor el impuesto (5%) para compensar por la inflación que incorporan los rendimientos de estos activos, podría haber cierta migración transitoria hacia el dólar”, señaló Federico Furiase, economista director de Eco Go/Estudio Bein.

En la misma línea, el analista financiero Christian Buteler, afirma que probablemente lo que suceda a partir de la aplicación de este gravamen a la renta financiera es que los inversores pidan más tasa para colocar su dinero en plazos fijos o Lebac. “Este impuesto lo va a terminar pagando el deudor”, afirmó.

Buteler destaca que si bien la noticia cayó mal en el mercado, el hecho de que el anuncio haya estaba prácticamente en línea con lo que ya se venía hablando, es posible que acote el efecto sobre los precios.

“No creo que vayamos a tener una venta masiva. Me preocupa un poco el tema plazos fijos y Lebac, si bien el importe que te van a cobrar es chico. También me parece bajo el mínimo que estaría quedando para empezar a tributar”, resaltó el analista.

Entre los títulos públicos más negociados ayer, el Discount en pesos cayó un 2%, mientras que el Par en la misma divisa y el Bocon 6º serie (PR13) perdieron 1,5% y 1,2%, respectivamente.

Dentro del segmento en dólares los más castigados fueron el Bonar 2025, que se hundió 1,3%; el Par en dólares bajo ley argentina, que cedió 1,1%; y el Discount legislación local, que terminó un 0,7% abajo. En el mercado secundario de Lebac, las tasas ayer subieron levemente en algunos segmentos: a 50 días llegaron a 27,90%, mientras que a 169 y 197 días alcanzaron el 28,45%. A pesar de los efectos que se esperan sobre el dólar y las tasas de interés, Furiase destaca que “es importante tener en cuenta que el impuesto a la renta financiera para personas físicas viene dentro de un combo de medidas de ajuste y reformas estructurales que intentan mejorar la competitividad y las señales a la inversión privada”. Es por eso, indica el economista, que “aprovecharía” una eventual corrección del mercado para reforzar las posiciones en Lebac -pensando en el carry trade- y bonos largos en dólares. Desde First Capital Group criticaron el timming de este nuevo impuesto.

“El país necesita varios años de crecimiento sostenido, equilibrio fiscal y acumulación de capital. En un momento en que se está intentando la bancarización, que la gente lleve sus ahorros a los bancos y crezca el mercado de capitales para mejorar la oferta de créditos para los individuos y las empresas, no parece ser una buena idea salir a gravar los intereses”, afirmó el analista Cristian Traut en un informe.