La devolución de parte de la coparticipación que el Gobierno nacional retraída para financiar a la Anses, el incremento en las alícuotas del impuesto a los Ingresos Brutos en algunas actividades y el freno en el gasto ayudaron a las provincias a mejorar su resultado fiscal durante el 2018. Sin embargo, el elevado endeudamiento en moneda extranjera de los distritos llevó a que luego de la devaluación se incremente el peso de los pasivos sobre los recursos corrientes, a tal punto que en algunos casos ya supera el 100%.

De acuerdo a un informe de Delphos Investment, las jurisdicciones peor posicionadas en este aspecto al término del tercer trimestre del año pasado fueron La Rioja (65%), Salta (80%) y Jujuy (107%). Por el contrario, las que se encontraron en mejores condiciones fueron Tucumán (16%), Santiago del Estero (8%), San Juan (25%) y Formosa (8%).

La situación también depende en buena medida de quién sea el principal acreedor de la provincia: las que están endeudadas en mayor parte con la Casa Rosada, lograron contener la proporción de su deuda sobre sus ingresos, un facto que también fue favorecido por el hecho de que gran parte del stock está nominado en pesos y no en dólares.

" Jujuy es la provincia peor priceada debido a su fuerte dependencia a los recursos de origen nacional y su elevado nivel de deuda en porcentaje de recursos corrientes y la escasa liquidez de su emisión", reza el reporte de Delphos. Es que el bono emitido por el gobernador Gerardo Morales ya rinde cerca de 19%, al tope de la lista, en tanto la tasa del de Salta se encuentra arriba del 14%.

Lo cierto es que por ejemplo el stock de deuda de La Rioja avanzó 168%, al pasar de $5.982 millones a $16.082. En comparación a los ingresos corrientes, el porcentaje pasó del 30% al 65%, del tercer trimestre de 2017 frente al mismo período del año pasado. El 77% está en manos de acreedores privados, mientras que el Gobierno nacional pasó de tener el 25% al 13%.

Por su parte, el balance primario mejoró de $605 millones a $1.064 millones, pero como los gastos en intereses se cuadruplicaron hasta $1.024 millones, el resultado financiero fue positivo por apenas $40 millones, un 88% menor respecto al año previo.

En Tucumán, como el 96% de la deuda fue contraída con el Gobierno nacional, el stock creció apenas 6,6% a $10.775 millones. Fue en la única en donde por un mayor nivel de ingresos, los pasivos cayeron del 22% al 16% medida en términos de recursos.

Formosa y Santiago del Estero mejoraron considerablemente sus cuentas fiscales y tienen una deuda en dólares que no supera el 30%, la cual en más de un 80% se encuentra en poder de la Rosada. En ambos casos llega al 8% de sus recursos, aunque en Santiago el stock se duplicó hasta los $4.117 millones, lo cual contrasta con la suba del 60% que tuvo Formosa, a donde alcanzó los $3.625 millones.

A su vez, San Juan registró una baja del 38% en su resultado financiero, que de todas formas fue positivo en $4.738 millones. La deuda pública aumentó un 51,2% interanual hasta los $11.327 millones, a partir del "aumento de los préstamos otorgados por el BID", señala Delphos, aunque representan el 25% de los ingresos, dos puntos porcentuales más que en 2017. Por eso, el 46,1% del stock lo poseen organismos multilaterales, el 49% el Gobierno nacional y el 5% el sector privado.

Jujuy presentó el escenario más delicado porque la deuda sobre los recursos subió de 69% a 107%. El stock se duplicó al pasar de $19.554 millones a $40.437 millones, y el 67% está en dólares.

noticias relacionadas